Cómo meditar en un minuto

Se ha publicado de: https://www.fluenting.com/

¿Sabes cómo meditar? Aprender a meditar está al alcance de cualquiera. No es solo para el monje budista o para el ingeniero aeroespacial.

Meditar es uno de los mejores hábitos que puedes incorporar. La meditación no es nada nuevo. En oriente se practica desde hace miles de años. En occidente, por fin empezamos a aceptar sus beneficios.

Beneficios demostrados de meditar:

-Aumenta la capacidad de atención y concentración
-Reduce los efectos del estrés
-Propicia los pensamientos positivos
-Mejora el sistema inmunológico
-Desarrolla la empatía
-Ayuda a sobrellevar el dolor
-Impulsa la memoria y las funciones cognitivas

Aprender a meditar te ayudará a disfrutar más tu vida. El ritmo actual nos deja exhaustos mental y físicamente. Tenemos tan poco tiempo para nosotros que nuestra salud se deteriora.

¿Alguna vez has tenido uno de estos síntomas de ansiedad? El estómago atenazado, los hombros rígidos, la mandíbula apretada, pinchazos en el pecho, el corazón desbocado. Pensamientos circulares, ideas que te desmotivan. La sensación de pánico, de desesperanza, de soledad o, simplemente, miedo a perder el control.

Disfrute de tu cuerpo, mente y espíritu. Saca algo de tiempo de tu agenda para relajarte, desconectar de los problemas y ser tú mismoMeditar te ayudará a estar más presente. Con la práctica afinarás tu percepción. Te conocerás mejor, te sentirás a gusto y pensarás con más claridad.

En esencia, ¿en qué consiste meditar? Pues, en ejercitar tu atención permitiendo cualquier pensamiento o sentimiento que surja en el presente. Y, si tu mente se inquieta o se despista, te centrarás en tu respiración. La usarás como tu ancla. Así retomarás la actividad de meditar.

El compositor DJ Moby, que sufre de insomnio desde los 4 años, ha compartido más de 4 horas de su propia música long ambient. La ha creado para poder meditar, dormir y evitar ataques de pánico.

Cada vez que meditas, estás ganando práctica. Al principio, mientras estés aprendiendo, reduce tus expectativas. Te ayudará a rebajar la tensión. Recuérdate que no hay meta, que es imposible fallar. No importa el resultado. Lo que cuenta es la práctica. Aprender a meditar te aportará salud, presencia y autodominio.

¡Cómo meditar en un solo minuto!

Te planteo un reto. Con la finalidad de obtener lo antes posible los beneficios de meditar, te invito a practicar durante los próximos 30 días. La regla es muy sencilla. Cuando te sientas estresado meditarás un minuto. Al cabo de un mes podrás subir el tiempo de la sesión. Pero, al principio, un minuto por sesión es lo ideal para que aprendas a tomarte un momento cuando lo necesitas.

Un breve momento, un minuto, para romper con el estrés o la ansiedad. Así encontrarás la profunda paz que necesitas para drenar tensión y seguir adelante con tu día.

No te confíes. No es tan fácil como parece. Romper la inercia cuesta. Llevará tiempo y esfuerzo, pero comenzarás a ver resultados reales mucho antes de lo que piensas.

Aquí tienes un vídeo para aprender a meditar en un solo minuto…

Cómo aprender a meditar en 7 fáciles pasos…

Tu siguiente nivel. Cuando termines el reto de treinta días, aumenta poco a poco el tiempo de algunas sesiones. Empieza por 10 minutos de meditación (incluso 5 si lo vieras necesario).

1. Ponte cómodo (pero no te duermas)

Busca un lugar tranquilo donde relajarte. Una iluminación tenue y, tal vez, algún aroma suave y agradable. Por ejemplo, un poco de incienso.

No hace falta meditar en la postura de la flor de loto. Quizá en la antigüedad la gente tuviera que sentarse sobre el suelo y cruzar las piernas en posiciones incómodas. Hoy tenemos sillas o cojines.

Siéntate cómodamente en una silla y deja caer las manos sobre tu regazo o en las rodillas.

La espalda recta, el cuello relajado y la barbilla ligeramente metida.

No te rindas, sigue hasta el final. Decide de antemano que aguantarás hasta el final. Meditarás todo el tiempo, tanto si lo encuentras fácil como si no.

2. Respira profundamente

Desenfoca la vista. Mira suavemente a una distancia media. Toma cinco respiraciones profundas y audibles: inhala por la nariz y suelta el aire por la boca. Con la última exhalación, deja que tus ojos se cierren apaciblemente.

3. Comprobación

Toma unos instantes para sentir tu cuerpo. Observa tu postura tranquilamente. Percibe las sensaciones del cuerpo apoyado sobre la silla y de los pies sobre el suelo.

Siente el peso de tus brazos y de las manos sobre tus piernas. Presta atención a tus sentidos: nota cualquier olor, sonido, sensación de calor, frío…

4. Explora tu cuerpo

Lentamente dirige tu mente hacia tu interior. Explora tu cuerpo desde la cabeza a los pies. Observa cualquier tensión o incomodidad. No trates de cambiar lo que vas encontrando; simplemente, toma nota de ello. Vuelve a explorar, pero esta vez te fijarás en qué partes de tu cuerpo están relajadas. Dedica unos 20 segundos a cada exploración.

Ahora pon la atención en tus pensamientos. Observa cualquier pensamiento que surja sin tratar de cambiarlo. Con tranquilidad, acepta el estado de ánimo subyacente, simplemente toma conciencia de lo que está allí sin juzgarlo.

5. Observa la respiración

Pon la atención en tu respiración. No hagas ningún esfuerzo para cambiarla, sólo observa la sensación que se crea en el cuerpo: subida y bajada. Observa dónde se producen estas sensaciones – ya sea el abdomen, el pecho, los hombros, o en cualquier otro lugar.

Por unos momentos, céntrate en la calidad de cada respiración. Observa si es profunda o superficial, larga o corta, rápida o lenta.

Comienza a contar en silencio las respiraciones: 1 mientras inhalas, 2 al exhalar, 3 en la siguiente inhalación, y así sucesivamente hasta 10. A continuación, empieza de nuevo en 1.

Mientras tanto, es normal que surjan pensamientos. No te preocupes. No es necesario “hacer” nada. Tan solo reconduce tu atención a la respiración si te das cuenta de que tu mente se ha despistado. Cuenta desde el último número que recuerdes, o vuelve a empezar desde el 1 otra vez.

No tengas prisa, respira tranquilo y ve a tu propio ritmo hasta acabar la sesión.

6. Deja libre tu mente

Deja a tu mente simplemente ser. Disfruta de esta rara ocasión. Pasa de 20 a 30 segundos sentado. Puede que ahora estés lleno de pensamientos y planes, o que te sientas tranquilo y concentrado. Bien está lo que ocurra, sea lo que sea.

7. Prepárate para terminar

De nuevo, nota las sensaciones físicas. Tu cuerpo sobre la silla. Los pies tocando el suelo. Los brazos y las manos descansando en tu regazo. Aprecia cualquier cosa que puedas sentir, oír, oler o saborear.

Cuando estés preparado, abre lentamente los ojos.

¡Bravo! Acabas de meditar durante 10 minutos completos. Felicítate y celébralo, te lo has ganado.

Aprende a meditar

A veces, para meditar, basta con sentarse a contemplar la vida.

 Aprender a meditar te ayudará a sentirte mejor.

Acumulamos mucha tensión porque a nuestros ritmos de vida les falta armonía. Una vida complicada exige mucho y, a menudo, llena muy poco. Cuando la ira y el miedo se disparan, todo nuestro ser pide paz.

Empieza por observar lo que está ocurriendo aquí y ahora. ¿Te acechan pensamientos negativos que se repiten? ¿Agobiado, desbordado o agotado? Hora de meditar. En lugar de sentirte preso de tu mente, medita y libérate.

No te aferres. Toma asiento en un lugar tranquilo. Pon tu atención en el movimiento de tu respiración. Observa los patrones de tu pensamiento y tus sentimientos. Permite a tu conciencia ser testigo, sin tomar partido. Sin apegarse. Solamente observa lo que hay y deja que cada cosa sea lo que es.

Si alguna vez te sientes estresado o preocupado, medita. Dedica entre uno y diez minutos a esta sencilla rutina de meditación y te sentirás bastante mejor.

¡Suscríbete hoy a Fluenting, la única web que te ayuda a ser más tú y a llevar una vida más plena!

El artículo Cómo meditar en un minuto está disponible en: https://www.fluenting.com

Trabajar desde casa sin trampa ni cartón

Disponible en: https://www.fluenting.com/

Trabajar desde casa presenta grandes retos, como montar en bicicleta por primera vez, pero ofrece enormes recompensas a quienes se tienen que mudar a menudo, a los amantes del tiempo en familia, a quienes quieren hacer las cosas a su ritmo y a todo el que desea sentirse útil y crear su propio paraíso laboral.

El paraíso atrae pronto a una tonelada de gente. Y, además, corre el estúpido rumor de que llegar allí está chupado, que trabajar desde casa es una experiencia de cine y que la oportunidad será inagotable. Por si acaso los rumores fueran falsos te recomiendo que no te duermas en los laureles.

Si te lo empiezas a currar desde ya, sin prisa pero sin pausa, podrás alcanzar tus horizontes mejor, porque luego la competencia irá en aumento y la oportunidad mermando.

Desgraciadamente, la mayoría, por ansiedad y miopía, se abalanzará a por cualquier cosa. Y se rendirá pronto o se conformará con otro trabajo esclavizante, de los que te convierten en lo que no quieres. Un trabajo aún peor que el que descartarían a la vuelta de la esquina, tan horrible como el que más.

Un paraíso terrenal con sus serpientes

Como los viejos conquistadores o los colonos norteamericanos, necesitarás un poco de hambre de tierras nuevas -aunque sean virtuales. Deberás estar dispuesto a lidiar con indios salvajes y los cuatreros que encontrarás en tu aventura. Pero al final, haciendo las cosas bien, estoy seguro de que llegarás a tu hogar, tendrás la movilidad y el tiempo libre que deseas para todas las cosas que quieres hacer, y te sentirás conectado al futuro y a un nuevo mundo de gentes y posibilidades.

Te comerás alguna sonrisa maliciosa de los que piensan que trabajar desde casa no es trabajar, sino jugar y perder el tiempo. Por favor, haz oídos sordos. Amigo, se abre ante ti un mundo de posibilidades. Una libertad y una movilidad desconocidas hasta nuestra era y unas enormes dificultades parejas al importe de la recompensa.

Ya sabes aquello de que un gran poder exige una gran responsabilidad

En ningún otro sitio encontrarás más tentaciones que en tu propia casa. Trabajar donde se vive no es nada nuevo, desde costureras hasta profesores de piano han ofrecido así sus servicios desde siempre. Ahora bien, trabajar desde casa y por internet resulta especialmente difícil.

Trabajar desde casa por internet no es moco de pavo

Un sin fin de interrupciones te destrozarán el ritmo de trabajo. Saborearás desde el imprevisto hasta las peticiones desconsideradas de amigos y familiares (ya sabes… con eso de que tienes todo el tiempo libre…) Por no hablar de las visitas inoportunas, y la facilidad con que podrás ponerte excusas para no hacer lo que te proponías. Tú y yo sabemos que con un clic puedes pasar del trabajo al entretenimiento.

Por eso lamento decirte que el primero que tenderá a estafarte serás tú mismo. Las tentaciones son enormes, y hasta que no cojas experiencia no contarás con la estructura, ni el entorno, ni la disciplina necesaria para ser productivo y que tu día de trabajo fluya.

Te costará adaptarte. Pasarás por un periodo de concepción de lo que te funciona y lo que no, y otro de gestación hasta que puedas parir un ritmo de trabajo tuyo, que disfrutes enormemente y encaje con tus objetivos y metas económicas, con el resto de tus ritmos, con tu estilo de vida y las cosas que son importantes para ti y los tuyos.

Por otra parte y para que no te vengas abajo, recuerdo haber leído no sé dónde cómo ya hace muchos años una madre, analfabeta y negra, en un mundo de blancos racistas, había sorteado un millar de obstáculos para crear desde casa y con su trabajo la vida en que creía. Con más razón podrás hacerlo tú que sabes leer y no vives en un país segregado. Pero tendrás que sudar la camiseta, tener unos motivos poderosos y un corazón grande y fuerte como el de aquella señora.

Párate a elegir. No te precipites a la primera oportunidad absurda que se te presente

El problema clave a la hora de trabajar desde casa, o en cualquier otra parte, está en identificar qué puedes hacer tú -si no hoy, dentro de un tiempo razonable-, dentro de tus circunstancias, que te llene tanto el alma como el bolsillo y que sea digno y sostenible.

Podrás trabajar desde casa, ya sea montando tu propio negocio o como asalariado, cuando te concentres en averiguar primero qué valor real podrías aportar haciendo un trabajo que te guste y que esté basado en tus fortalezas. Yo lo veo así…

Todos tenemos talentos, pero pocos los desarrollamos hasta convertirlos en fortalezas. No te será fácil reconocer tu propia valía, pero créeme ahora mismo cuentas con tesoros escondidos dentro de ti que claman por que les des una oportunidad de brillar ante el mundo. Puedes contribuir a mejorar en algo la vida de otra persona y devolverte la felicidad y el orgullo que merece todo el que da lo mejor de sí.

En la intersección de tus fortalezas, el entorno en que te mueves y los retos, problemas y necesidades de las personas que te rodean encontrarás el trabajo o el negocio de tus sueños.

oportunidades-reales-trabajo-casa oportunista-trabajo-casa

Pistas para descubrir qué trabajo te irá como anillo al dedo

  1. Párate y pregunta a tus amigos, familiares, antiguos empleadores y jefes qué creen ellos que se te da bien.
  2. Reflexiona sobre aquellas cosas que disfrutas haciendo, las que harías sin cobrar y las que te salen con toda facilidad. Allí, y en cómo te ves en diez años, encontrarás tus talentos y fortalezas.
  3. Observa el mundo en que vives y pregúntate cómo lo podrías mejorar tú un poco.
  4. Emula con inteligencia. Bruce Lee decía: “Toma de lo bueno lo mejor, descarta lo que no te sirva y añade lo que es únicamente tuyo”.

Ejemplos de trabajos reales que puedes hacer por internet

  • Oficina Virtual
  • Transcriptor médico
  • Traductor
  • Desarrollador Web / Diseñador
  • Representante del centro de llamadas
  • Especialista en soporte técnico
  • Agente de viajes
  • Maestro
  • Escritor / editor
  • Dueño de una franquicia

Bien, pionero… ya estás un poco más preparado para el salvaje oeste

Comparte con inteligencia tus talentos trabajando desde casa y encontrarás tu paraíso (o una ayudita monetaria). Ahora ya sabes que hay serpientes, pero no te asustes porque son fáciles de reconocer para quien quiere verlas (hacen un ruido característico de bombo y platillo, que suena a falso).

Tus mayores dificultades serán conocerte a ti mismo, pararte a pensar, adaptarte y tomar decisiones ante tantas opciones. A cambio podrás disfrutar de una libertad sin precedentes persiguiendo una causa digna y apasionante en la que crees.

Yo me quito el sombrero y te doy de antemano mi enhorabuena. Admiro, y me gustaría conocer, a cualquiera que no se rinde, que está dispuesto a trabajar por esa vida mejor con la que sueña y lo hace arrojando luz por donde pasa. Personas así son la sal de la Tierra. ¡Bravo!

El post Trabajar desde casa sin trampa ni cartón fue inicialmente visto en: https://www.fluenting.com

Cómo ganar dinero y no arruinarte en el intento

Disponible en: https://www.fluenting.com

¿Te gustaría ganar dinero suficiente para hacer lo que quieres y dar a los tuyos cuanto se merecen? Sin duda, el dinero haría que algunos de tus problemas desaparecieran; pero, ¿cómo conseguirlo?

Hay gente que trabaja desde casa. Dicen que hay muchas oportunidades en internet.

¿Te sientes en pleno desierto porque necesitas más ingresos? Si tienes prisa por conseguirlos, te verás tentado por los mil espejismos que pueblan el mundo online y offline. Me gustaría ayudarte a llegar a tu oasis más cercano.

Vaya por delante que ganar dinero y cambiar las cosas está en tu mano. Otros lo han hecho. También tú puedes lograrlo. Tus probabilidades suben si eres capaz de mantener la calma y te paras a pensar antes de actuar.

Piensa mal y te quedarás sin un duro

Ponte un café, pilla lápiz y papel y búscate un lugar donde puedas reflexionar. Una verdadera solución al tema del dinero pasará por ordenar tus ideas y prioridades. Piensa tanto en el corto como en el largo plazo, con tranquilidad y sin agobiarte. Las prisas no son buenas consejeras y te llevarán a confundir lo importante con lo urgente.

Evita actuar impulsivamente porque te sientes acorralado, culpable o amargado. Date permiso para soñar. Sueña hasta que recobres la esperanza.

Imagina -si quiera por un momento- que te has quitado el problemón de encima, que por fin puedes disfrutar de lo que deseas y te sientes contento y aliviado.

¿Qué escenas ves en tu mente cuando llevas una vida sin preocupaciónes de dinero? Toma notas. Este será el comienzo de tu visión: un futuro más prometedor al que encaminarte.

Revisa los motivos del viaje que vas a emprender y mira si son suficientes para ti. Recopila toda la información que necesites para tomar tus decisiones. Traza un plan adecuado para dar el primer paso hacia ese nuevo horizonte. Solo tu primer paso, eso es todo.

Viviendo he aprendido lo siguiente…

Cuando no puedas dar saltos de gigante, da pasos de hormiga; pero avanza, porque el mundo no es el mismo un paso después.

¿Es el dinero la raíz de todos los males?

El dinero no es malo, es un inventazo. Ahora bien, cosechar va después de sembrar, y por mucho que corras no conseguirás engañar a la vida que trae sus propias reglas. La tortuga con su caparazón siempre ganará a la libre, por mucho que el verano le haga pasar un infierno.

Demos un paso atrás por un momento y recordemos que el dinero y la riqueza son representaciones del valor. Deja que me explique…

Cuando no existía el dinero era necesario intercambiar cosas reales. Unos huevos que te sobran a cambio de un poco de la harina que necesitas para hacer pan. Conforme crecen las sociedades y sus economías, el trueque resulta un sistema tan ineficiente que se hace inviable, y surge la necesidad de crear un mecanismo más práctico para intercambiar valor. Así llegamos al dinero como medio de pago actual. Por tanto, el principio más básico a la hora de ganar dinero puede formularse así…

Para ganar dinero o acumular riquezas es imprescindible crear más valor del que se consume.

Esta es una ley impepinable. Una obviedad, pero la olvidamos. Vale para individuos, familias, empresas y sociedades enteras. Por ejemplo, si un país se endeuda con la intención de hacer inversiones productivas (hacer buenas cosas por la gente) para que sus ciudadanos vivan mejor; pero realmente destruye más valor del que crea, acabará endeudándose cada vez más, y finalmente arruinándose.

Por lo tanto (y como no podemos cambiar este hecho ni tampoco las leyes de la gravitación universal), será conveniente que aprovechemos estas realidades a nuestro favor, y no pongamos en nuestra contra fuerzas que nos superan. Asumamos también que quejarnos por lo que no podemos cambiar cuesta muy caro, y se puede convertir pronto en una distracción y un vicio de lujo.

Tres Estrategias Fundamentales para Ganar Dinero

1) Intercambiar tiempo por dinero – La estrategia empleada por más del 90% de la población. La usan médicos y albañiles, abogados y administrativos, jornaleros del campo o profesores universitarios. Tiene a su favor que los caminos están trazados y la senda parece segura, incluso aunque no lo sea. En su contra: que el día solo tiene 24 horas y se gana dinero vendiendo tiempo. Así es difícil conseguir lo que uno quiere, pues cuanto más corres a por el coche, la casa, las vacaciones y la jubilación menos tiempo te queda para disfrutarlos.

2) Invertir dinero para ganar dinero – Esta es la estrategia que usa entorno al 5% de la población (hay muy pocas personas que dispongan de los medios para invertir y vivir de sus inversiones). Quienes siguen esta estrategia con eficacia cuentan con ayuda. Tienen un buen equipo de consejeros y expertos de su confianza.

3) Aprovechar tus talentos para crear los activos que generen el dinero – Aunque tan antigua o más que la civilización babilonia, esta estrategia solo la usa alrededor del 1% de la población. Esta es la mejor forma de aumentar tus ingresos. Iniciar nuevos proyectos capaces de dar empleo y crear múltiples corrientes de ingresos. Comprometerse a no trabajar por dinero, sino por mecanismos que entregan valor, es decir por activos.

Un ejemplo para que se vea más claro. Yo puedo deslomarme como jornalero sembrando trigo a mano para llegar a final de mes (estrategia 1), el banco me puede prestar dinero al 5% para que compre semilla de trigo (estrategia 2), y tú puedes proyectar y desarrollar con otros el tractor que lo cambie todo y os haga ricos (estrategia 3).

Conclusión estratégica: Todos tenemos recursos limitados y debemos tomar decisiones sobre cómo invertirlos. El dinero que recibas será una consecuencia del valor que aportes. La cantidad de dinero que ganes dependerá de los “tantos” o monedas que merezca el servicio que generes en el juego de la vida en el que todos participamos.

Nota importante: El despido tecnológico es inevitable. Más nos vale descubrir qué nos hace únicos, imaginar y pensar por nosotros mismos qué talentos tenemos, que cultivados con trabajo, nos pueden ayudar a marcar la diferencia y aportar más valor. Los jornaleros que ven al enemigo en el tractor, deben reiventarse o pasarlas canutas.

Instrucciones básicas para perder o ganar dinero lo más fácilmente posible

  • Para conocer la miseria procura no invertir en ti ni un duro.
  • Para estar siempre sin un duro gasta cuanto ganes, sin importar cuanto sea.
  • Para ser de clase media resérvate entre el 5% y el 15% para incrementar tu patrimonio.
  • Para ser rico destina a tu patrimonio entre el 15% y el 50% de cuanto ingreses.

¿Qué puedes hacer para ganar más pasta legítimamente y con visión de futuro?

Si necesitas urgentemente aumentar tus ingresos, no escuches los cantos de sirena, ni corras a tu perdición por la vía del pelotazo, el oportunismo o el facilismo. Lo que fácil viene, fácil se va. Si ahora está chupado, mañana no habrá forma de ganar un céntimo con ello. Así son las cosas.

Y recuerda que no dan duros a peseta, que nadie puede regalar nada de gran valor durante mucho tiempo sin arruinarse, a excepción de su sabiduría y su felicidad, y otros tesoros que no menguan al ser compartidos.

Descubre dónde está tu mina de oro escuchando a la gente, y plantéate estas preguntas para saber donde puedes crear valor y ganar dinero…

  • Odio ________.
  • No me gusta _______.
  • Tengo que _________?
  • ________ me frustra / cabrea.
  • Ójala hubiera ________.
  • Estoy hasta los cojones de ________.
  • Tener que hacer ________ es un fastidio.

Hay esencialmente 3 formas de ganar dinero en abundancia: 1) trabajar donde otros no lo harían  (e.g. minero), 2) hacer trabajos que otros no quieren (e.g. vendedor) y 3) hacer un trabajo que otros no pueden hacer (e.g. piloto de Fórmula 1).

Ejemplo rápido: En la cafetería has escuchado por casualidad que alguien está hasta las narices de limpiar su piscina todos los domingos, porque es el único día que tiene para descansar del trabajo y estar con su familia. Y además aborrece los trabajos físicos. Para ganar dinero se te ocurre que podrías ofrecer un servicio de limpieza de piscinas para la temporada de verano. Sabes que podrías contar con unos amigos si la cosa fuera bien. Lo pruebas en una zona pequeña de muchos chalets, te das cuenta de que tiene potencial y lo usas como trampolín para montar algo más grande y duradero. La experiencia te enriquece como persona, incluso si decides después que no te merece la pena a largo plazo.

A la hora de hacer dinero te recomiendo 3 políticas muy sencillas

Regla #1. Conócete a ti mismo y conoce a aquellos con los que tratas.
Regla #2. Haz solo aquello que beneficie a las personas que más te importan y a tus clientes.
Regla #3. No te comprometas a ningún acuerdo que no sea beneficioso para ti y tu empresa.

Sí, la riqueza eres tú

Para hacer dinero de forma sostenible debes tener creencias sanas al respecto y sentirte cómodo con la idea de ganarlo en abundancia. Aunque te parezca raro la mayoría de la gente no lo está. Yo mismo he escuchado cientos de veces a mis padres discutir por el “puto” dinero. Es un tema muy emocional que nos puede afectar mucho -especialmente cuando éramos niños indefensos- y dejarnos marcados con la sensación de que, de algún modo, el dinero tiene algo malo o que las personas con dinero no son buenas.

No tener dinero es algo temporal. Ser pobre empieza en nuestra mente, con crencias falsas y nociones absurdas sobre el dinero, la riqueza y el trabajo. Ten en cuenta las ideas que te planteo, y añade a tus creencias lo que encuentres de bueno.

Determina tu horizonte a medio y largo plazo, prepárate y corre a por tus metas. Yo te aplaudo. Celebra la abundancia y la prosperidad que ya hay en tu vida (si no las ves, te has empobrecido). Pásatelo en grande trabajando, lidiando con tus retos, creando soluciones y ganando dinero. El mundo necesita valor. Y tú eres un valiente. ¿Vas a hacer algo constructivo? Coméntanoslo. Todos queremos oírlo.

Cómo ganar dinero y no arruinarte en el intento fue inicialmente escrito para: fluenting

Piernas perfectas para pisar fuerte

Originalmente publicado en: https://www.fluenting.com

¿Crees que tus piernas necesitan una puesta a punto? Hoy te explico cómo adelgazar tus piernas y ponerlas en plena forma en 6 pasos.

En la mayoría de los casos el problema está en el sobrepeso. Aunque no es posible adelgazar solo por una parte del cuerpo, hay zonas, como los glúteos o los muslos, donde el impacto visual de la pérdida de peso es mayor, porque se acumula más grasa que en el resto.

Si pierdes unos kilos te verás mucho mejor, tanto por la zona de las piernas como por todo el cuerpo.

Cómo fortalecer y adelgazar las piernas

1. Haz ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico (o cardio) utiliza el oxígeno que consumes para quemar grasa. Para adelgazar las piernas necesitas hacer más de 30’ de cardio porque es a partir de ahí cuando el cuerpo empieza a quemar grasa. Puedes correr, nadar, montar en bici, etc… Lo que más te guste.

Te recomiendo correr o caminar a ritmo rápido de 3 a 5 días por semana. A mí me gusta más andar porque las articulaciones sufren menos que corriendo, sobre todo si no tienes una buena técnica de carrera.

2. Dieta baja en carbohidratos

Lo ideal es una dieta con un 55% de carbohidratos, un 30% de proteínas y un 15% de grasas saludables. Sin embargo, hay personas que son muy sensibles a los hidratos de carbono y tienden a almacenar más grasa.

Si has probado ya con la proporción 55-30-15 y no te funciona, prueba con la siguiente proporción: un 45% de hidratos, un 40% de proteínas y un 15% de grasas.

Los carbohidratos son necesarios porque segregan insulina para eliminar el exceso de azúcar. Sin embargo, bajar moderadamente la cantidad de hidratos te podría venir bien para adelgazar piernas porque las altas concentraciones de insulina promueven el almacenamiento de grasa corporal.

OJO: Las dietas bajas en carbohidratos prometen adelgazar muchos kilos en pocas semanas, pero muchas ellas son peligrosas y solo deben hacerse bajo supervisión de un especialista.

Es el caso de la dieta Atkins, famosa por permitir como máximo un 20% de carbohidratos diarios, pero es muy nociva para tu salud. Puede provocar cálculos renales, hemorragias gastrointestinales, vómitos, hiperlipidemia, colitis ulcerosa, deshidratación, hipoglucemia, fallo hepático… entre otras muchas enfermedades.

Una cantidad demasiado baja de carbohidratos dificultará la absorción de aminoácidos en los músculos. No bajes de un 40% de carbohidratos sin consultar a un especialista en nutrición.

3. Elimina las grasas saturadas

Reduce los fritos, los dulces, mantequillas, quesos grasos y helados de tu dieta. Ten cuidado con algunos alimentos bajos en grasas y azúcares, que nos venden como sanos, pero no lo son, como el pan de molde (integral o no) o los cereales azucarados.

Sustituye los lácteos por su versión desnatada y sin azúcar. Toma cada alimento lo más natural que puedas; cuanto más procesado esté, menos sano será.

4 . Cocina a la plancha o vapor

Si quieres ver con tus propios ojos cómo adelgazar las piernas deja de cocinar con demasiado aceite. Procura utilizar de 2 a 4 cucharadas de aceite al día por persona.

5. Nada de alcohol ni refrescos carbonatados

Además de lo peligrosos que son para la salud, el alcohol y los refrescos carbonatados elevan el nivel de azúcar en sangre en altísimas proporciones. Además, el azúcar es adictivo. Yo estuve enganchada a la Coca Cola mucho tiempo. Adelgacé varios kilos cuando la dejé, aunque reconozco que no fue fácil.

6. Mentalidad/constancia

Adelgazar las piernas no se consigue de la noche a la mañana. Aunque notarás resultados en pocos días, no llegarás a tu objetivo final hasta que no lleves varias semanas. Sé perseverante y procura disfrutar del proceso para no cansarte.

Ejercicios para adelgazar piernas

ejercicios para adelgazar piernas

Mucha gente huye de los ejercicios anaeróbicos (sprint, pesas, etc) porque creen que acabarán con unas piernas de culturista. Esto no es cierto.

Las piernas no se ponen de 4×4 solo por hacer gimnasia. Los culturistas tienen que trabajar durísimo para desarrollar esos músculos, además de llevar una dieta especial.

Si solo haces cardio perderás musculatura, se ralentizará el metabolismo y, por tanto, quemarás menos calorías. Imagina el ejercicio anaeróbico como un horno quemagrasas.

Como ya he dicho antes no se puede adelgazar solo por una zona. Sin embargo, te voy a recomendar un entrenamiento específico de piernas para que las fortalezcas. Así, la masa muscular facilitará la quema de grasa en esa zona…

Recuerda tener recta la espalda para evitar lesiones. Si no estás acostumbrado a la actividad física descansa 15 segundos entre cada ejercicio.

1. Pierna y brazo extendidos

Adelgazar piernas

Coloca una pierna y el brazo contrarios extendidos y paralelos al suelo. Quédate quieto en esta posición durante 30 segundos. Luego cambia de pierna y de brazo y hazlo de nuevo.

2. Pierna estirada

Ejercicios para adelgazar

Colócate boca arriba con una pierna estirada y paralela al suelo. Procura que la pierna soporte esté doblada a 90 grados.

3. Piernas al pecho

Cómo adelgazar las piernas

Da saltos ligeramente separados procurando llegar con las rodillas al pecho. Recuerda flexionar un poco las rodillas al caer para que el impacto no sea demasiado brusco y poder darte impulso para el siguiente salto.

4. Abductores cambiando de pierna (en el suelo)

Como adelgazar las piernas

Con las manos apoyadas en el suelo, da saltos alternando una pierna con otra intentando llegar con cada rodilla al pecho tal como aparece en el dibujo.

5. Pierna arriba

Adelgazar piernas

Es similar al ejercicio número 2. Colócate boca arriba haciendo el puente, con la pierna soporte a 90 grados y la espalda recta. Estira una pierna y déjala paralela al suelo. Sube la pierna y bájala continuamente haciendo un recorrido de 90 grados. Haz este movimiento durante 20 repeticiones. Después cambia de pierna y haz otras 20.

6. Zancada cambiando de pierna (de pie)

Ejercicios para adelgazar las piernas

Da un gran paso hacia adelante dejando la pierna de detrás estirada. Vuelve a la posición inicial y haz lo mismo cambiando de pierna. (Otra modalidad de este ejercicio es hacer lo mismo, pero doblando la rodilla de detrás hasta casi llegar al suelo)

7. Subir y bajar sobre una pierna

Adelgazar piernas

Busca un escalón alto. Sube y baja con una sola pierna hasta llegar a 20 repeticiones. Después cambia de pierna.

8. Sentadillas

Ejercicios para adelgazar las piernas

Muchas personas hacen la sentadilla bajando con la espalda perpendicular al suelo, pero no es bueno. Para hacer correctamente las sentadillas hay que bajar sacando ligeramente el culo. No bajes nunca las caderas por debajo del nivel de tus rodillas. Sube contrayendo los glúteos. No olvides estirar los brazos con las palmas de las manos hacia abajo. Repite 10 veces.

Practica estos ejercicios de 3 a 5 veces por semana. Acompáñalos con una dieta y ten en cuenta los consejos que te he dado antes. Verás que en pocas semanas consigues adelgazar piernas, muslos y otras partes del cuerpo donde se tiende a acumular grasa.

¿Qué otras cosas has probado para adelgazar las piernas? Deja tu comentario abajo y cuéntanos qué es lo que más te cuesta a la hora perder peso.

Piernas perfectas para pisar fuerte es cortesía de: https://www.fluenting.com/

Mejora Tu Productividad: 7 sencillos pasos para ganar 5 horas semanales

Primero visto en: Blog de Fluenting

Si quieres disparar tus resultados y tener tiempo para todos tus proyectos, mejora tu productividad. Si estás harto de sacrificar la familia, tus vacaciones, o tus hobbies para conseguir tus metas, sigue leyendo…

¿Cómo hacer todo lo que quieres? Parece que escasea el tiempo, pero el día siempre tiene 24 horas. Lo cierto es que todo lo que desees hacer debe pasar antes por la puerta del momento presente. No importa lo que ambiciones conseguir, tendrás 24 horas al día -como todos- para lograrlo. Y por mucho que quieras hacer, estarás limitado por tu eficacia personal y tu capacidad de gestionar el tiempo.

Cómo Mejorar tu Productividad y Recuperar 20+ Horas Mensuales

Sin hacer nada no darás fruto. Pero puedes estar todo el día consumiéndote en una frenética actividad y avanzar poquísimo. Junto a tu capacidad para apreciar la vida, hay pocas cosas tan importantes como tu productividad. Distingue a los hombres de los niños y es muy diferente a la actividad. En resumen, mejora tu productividad y cambiarás tu vida.

Dedica tu tiempo a lo que de verdad cuenta y busca formas mejores de lograr tus metas. Deseamos hacer algo útil y significativo, pero hace falta cabeza para respetar las cosas importantes y evitar comprometer lo que es más sagrado para ti. Si no, podrías hallar un tesoro y perder dos…

Por ejemplo, cuando trabajaba más horas que un reloj delante de mi ordenador, creí literalmente que me había quemado la vista de tanto mirar la pantalla. Veía una mancha en mitad de mi ojo izquierdo. Te puedes imaginar el susto. Tiene muy poca gracia perseguir un sueño que se convierte en una pesadilla.

No dejes que tus sueños te cieguen. Rechaza los procesos que, en lugar de darte vida, te la acaban quitando. Busca una forma más productiva y menos destructiva de hacer las cosas.

¿Por qué no funcionan la mayoría de los consejos sobre productividad?

De poco sirve adelantar hoy un paso para desandarlo en un par de días. Los artículos, cursos y libros sobre cómo mejorar la productividad no pueden cambiar de la noche a la mañana tus costumbres. Además, picotear demasiadas ideas y trucos puede acabar en empacho.

La productividad tiene mucho que ver con tus hábitos, y se tarda en cambiarlos. No es tanto que sepas de productividad como que eres productivo. Cada persona posee talentos y recursos distintos. Por eso las estrategias pueden ser más o menos fáciles de implementar y no sirven a todos por igual.

Ser productivo es como tener magia. Cuando mejora tu productividad obtienes enormes beneficios que afectan a todas las facetas de tu vida. Imagina todo lo que podrías lograr… nuevos proyectos y metas, y las horas recuperadas cada semana y mes tras mes… para hacer las cosas que realmente deseas hacer.

En definitiva, sigue los pasos que te doy a continuación para aumentar tu productividad y recuperar el control de tu agenda. Ganarás entre 5 y 10 horas para lo que te dé la gana. Haz tuyos estos principios y despertarás poderes dormidos que no creías tener. Persevera y mejorarás cualquier situación: harás realidad lo que hasta ahora eran solo sueños.

¿Cómo subir tu productividad?

Verás, a la hora de hacer cualquier cosa, la probabilidad de pifiarla es más grande cuanta más complejidad introduces. Por eso te invito a buscar la simplicidad, te propongo que aceptes la idea de que primero debes recoger la fruta madura

Concéntrate en las victorias fáciles que tengan más impacto para ti.

Con estos 7 principios (y sus pasos correspondientes) te ayudaré a localizar tu fruta madura. Primero mejora tu productividad haciendo lo fácil. Después puedes complicarlo más y afinar tanto como desees.

Mejora tu productividad con estos 7 pasos que te ayudarán a descargar entre 15 y 35 horas mensuales tu actual agenda.

Principio 1: Toma conciencia. Ojos que no ven… tortazo que te arreas

Paso 1) No puedes gestionar lo que ignoras. Este paso clave consiste en dedicar al menos un par de días (idealmente de 3 a 5) recopilando, cada 25 minutos y al detalle, lo que haces. Basta con poner la hora y unas palabras que describan la actividad que estás realizando en ese momento.

Si empiezas a hacer un seguimiento de tus actividades como el que te propongo, pronto verás las cosas de otra manera. Dale a tu tiempo el valor que se merece; empieza a mirar a dónde va.

Principio 2: Afronta la situación. No hagas el avestruz

Paso 2) Resulta emocionante descubrir a qué dedicas tu tiempo. La mayoría tiene miedo de ver las cosas tal como son y prefiere seguir la técnica del avestruz: esconder la cabeza y suponer que todo está bien. Tú no eres como la mayoría: estás dispuesto a mejorar tu productividad. Con la información recopilada puedes agrupar tus actividades por categorías. Así empezarás a ver con más claridad hasta qué punto estás aprovechando tu tiempo.

Principio 3: Deja que lo importante siga siendo lo importante. No hace falta cargar con tanto equipaje.

Paso 3) Quítate lastre de encima. Deshazte de las tareas que te cuestan más de lo que te cunden. Encontrarás las mejores oportunidades de restructuración entre las actividades que te cuestan más tiempo y te dan menos alegrías. Reduce o elimina con la mente puesta en recuperar entre 3 y 7 horas semanales, haciendo los menores cambios posibles (menos de 5).

Principio 4: Evita las distracciones. La productividad es enemiga de las interrupciones

Paso 4) No marees tu atención. Agenda tus preocupaciones y las interrupciones para unos momentos concretos del día. Concentra tu atención en una sola tarea por vez. Por ejemplo, usa la técnica Pomodoro -tomate en italiano-, que propone como ritmo más productivo el intervalo de 25 minutos concentrado seguido de 5 de descanso con un recreo de 25 minutos cada 4 pomodoros, es decir; cada dos horas.

Principio 5: Sistematiza. Piensa en el largo plazo y verás que tus rituales y rutinas marcan la diferencia

Paso 5) Genera y después optimiza unas rutinas eficaces para hacer tus tareas habituales. El paso 1 sirve para recopilar información y documentar qué es lo que haces. Al tomar perspectiva podrás aclarar tus objetivos y prioridades y bocetar una forma más eficaz de conseguirlos; luego podrás ir mejorando tus rutinas hasta que te sientas satisfecho. Intenta juntar todas las tareas relacionadas en un mismo bloque. Por ejemplo, haz todas tus llamadas telefónicas por la mañana de 9:00 a 10:00, o en dos bloques a primera hora de la mañana y de la tarde.

Principio 6: Sé estratégico. Conócete y apalancarás tu tiempo

Paso 6) Conócete a ti mismo y las horas en que eres más productivo. Agenda las actividades oportunas para el momento adecuado. Por ejemplo, puedes dejar las tareas más valiosas y que requieran de tu mayor creatividad para tus momentos más productivos y posponer las tareas mecánicas y las de menor impacto para cuando baje tu rendimiento. Empieza a diseñar tu entorno de trabajo. Si pasas muchas horas sentado, considera un escritorio que te permita trabajar también de pie. Fija unas reglas, determina quién puede interrumpirte, en qué momentos y en qué circunstancias. Tus recursos, tu energía y tu tiempo son limitados. No te desvíes de tu camino si quieres llegar a meta.

Principio 7: Nadie lo consigue solo, juega en equipo. Incluso Superman tiene su punto débil

Paso 7) Como Superman puedes abarcar grandes responsabilidades, pero recuerda que no eres todopoderoso. No pretendas hacerlo todo tú. Acepta tanto tus fortalezas como tus debilidades. Identifica tu kryptonita. Ten en cuenta a tu gente, y comparte tus expectativas y temores con ellos. Comunícate con las personas más importantes en tu vida para comprender sus necesidades y deseos. Aprende a delegar: volarás más alto dedicándote a tus fortalezas y a las tareas que realmente solo tú puedes o debes hacer. Recuerda que quien mucho abarca poco aprieta. Aprende a decir no a tiempo y podrás decir sí a las personas y las metas que más te importan.

Mejora tu productividad y empieza a fluir.

¿Qué harías si recuperases 20+ horas este mes? Por favor, comenta a qué te gustaría dedicar el tiempo que ganes. Puesto que es difícil ser autodisciplinado, creo que al compartirlo puedes dar un paso adelante hacia tus metas y lograr antes lo que te propones. ¿Cómo crees que van a mejorar las cosas que realmente te importan una vez que dispongas de más tiempo para ellas?

(NOTA: ¿Quieres ser más productivo y multiplicar tus ingresos? Progresa hacia tus metas más rápida y fácilmente que nunca con esta estrategia)

Mejora Tu Productividad: 7 sencillos pasos para ganar 5 horas semanales está disponible en: fluenting

Ejercicios para adelgazar y quemar grasa

Inicialmente escrito para: Revista Fluenting

¿Quieres saber cuáles son los ejercicios para adelgazar más eficaces? Sigue leyendo y descubre cómo puedes divertirte mientras consigues quemar grasa.

Para perder peso es importante llevar una dieta saludable y combinarla con dos tipos de ejercicio: aeróbico (o cardio) y anaeróbico.

MITO: Es probable que hayas escuchado que para adelgazar primero tienes que hacer cardio y, solo cuando hayas perdido el peso que quieres, tienes que hacer anaeróbico para fortalecer los músculos. Es falso. Son igual de importantes. Necesitas los dos tipos de ejercicios para adelgazar de forma sostenible y no recuperar el peso perdido.

Parte 1: Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico (o cardio) hace referencia a toda actividad cardiovascular que es rítmica y que puede ser realizada durante un tiempo superior a 20 o 30 minutos.

Principales beneficios del cardio

1. Quema la grasa

El cardio maximiza la quema de grasa. Haz cualquier actividad aeróbica durante 30 a 60 minutos, de 3 a 7 días por semana. No te limites solo a comer sano.

2. Activa el metabolismo

El cardio ayuda a mantener activo el metabolismo y, por tanto, inhibirás más el almacenamiento de grasa que si no haces ejercicio.

3. Previene la pérdida de masa muscular

El miedo a ponerse cachas hace que muchos eviten hacer demasiado ejercicio. Sin embargo, recuerda que el músculo es como un horno quemagrasa. Lo necesitas para estar fuerte y adelgazar con más facilidad. Si te limitas a comer poco y no haces ejercicio, podrías perder masa muscular.

Los ejercicios para adelgazar que verás a continuación son muy recomendables, ya que ayudan a quemar grasas acumuladas con la ayuda del oxígeno que respiras mientras realizas estas actividades…

Ejercicios para adelgazar aeróbicos

1. Andar

ejercicios para adelgazar

Andar es el ejercicio aeróbico favorito por la mayoría porque se puede hacer en cualquier parte y es muy agradable. Procura caminar sobre un terreno blando para evitar lesiones.

2. Correr

Ejercicios para adelgazar - correr

Utiliza las mejores zapatillas que te puedas permitir. El calzado es una inversión en salud.

3. Montar en bici

montar en bici - ejercicios para adelgazar

Diseña una bonita ruta de unos 60 minutos y recórrela en bicicleta cuatro veces por semana

4. Nadar

ejercicios para adelgazar

Nadar es uno de los ejercicios más completos porque se utilizan todos los grandes grupos musculares

5. Saltar a la comba

Ejercicios para adelgazar en casa

Saltar a la comba es un ejercicio ideal para quemar grasas dentro de casa. Ahorrarás tiempo.

Para quemar la mayor cantidad de grasa posible haz ejercicio aeróbico 60 minutos diarios (siempre más de 30 minutos) y de la mayor intensidad que te puedas permitir.

Un truco: para saber si te estás esforzando lo suficiente comprueba que respiras con dificultad, pero eres capaz de pronunciar frases completas sin detenerte a recuperar el aliento.

Si tienes cierta experiencia con el cardio, prueba a realizar intervalos de intensidad (unos minutos más deprisa, otros más despacio). Al consumir mucho más oxígeno, quemarás más grasa, incluso después del ejercicio.

Parte 2: Ejercicio Anaeróbico

El anaeróbico comprende actividades breves basadas en la fuerza, como los sprints o levantamiento de pesas.

Mucha gente piensa que los ejercicios anaeróbicos no son buenos para adelgazar porque construyen demasiado músculo. Esto no es cierto; depende de la cantidad de ejercicio y de la intensidad. El miedo a parecer un culturista profesional es infundado porque ellos tienen que trabajar muy duro para llegar a tener ese aspecto.

Si solo haces cardio perderás musculatura, bajará tu tasa metabólica y, por tanto, quemarás menos calorías.

Los ejercicios anaeróbicos más conocidos para adelgazar son los que se realizan con pesas. Sin embargo, no es obligatorio utilizar ninguna herramienta ni máquina.

Ejercicios para adelgazar anaeróbicos

Te recomiendo hacer estos ejercicios durante 20 minutos, de 3 a 5 días por semana. Es importante hacerlos con la espalda recta y el abdomen firme. Descansa 15 segundos entre cada uno de ellos.

1. Rodilla al suelo

alterno-rodilla-cuadriceps

Da un paso al frente y flexiona la rodilla derecha hasta casi llegar al  suelo. Ahora vuelve a tu posición inicial. Repite este ejercicio con la misma pierna 15 veces. Luego cambia de pierna y haz el mismo ejercicio.

2. Flexiones de brazos

flexiones-de-brazos

Estas flexiones de brazos son las más conocidas. Haz 25 repeticiones con un ritmo regular.

3. Jumping Jacks

jumping-jacks

Seguramente has hecho estos saltos en el colegio más de una vez. Es uno de los ejercicios para adelgazar más eficaces. Colócate con los brazos pegados al cuerpo y piernas juntas.

Da un salto y, en el aire, abre las piernas y los brazos como ves en el dibujo. Ahora da otro salto para recuperar la posición inicial. Repítelo durante 1 minuto. Si te parece demasiado, prueba con 30 segundos.

4. Patada al aire

patada

Para hacer correctamente este ejercicio es importante que la pierna soporte (la que se queda abajo) esté bien firme. Procura no mover demasiado el tronco mientras das la patada al aire. Después de cada patada baja la pierna y vuelve a dar la patada inmediatamente.

Conseguirás más equilibrio si colocas el peso de tu cuerpo sobre el metatarso de la pierna soporte y no sobre el talón.

5. Sentado en la pared

sentada-silla-en-pared

Siéntate en una silla imaginaria con las piernas a 90 grados. Apoya tu espalda en una pared. Una vez sentado quédate quieto durante un minuto y medio. Al principio es duro, pero en seguida te acostumbrarás.

6. Sentadillas

sentadillas

Las sentadillas de toda la vida. Para evitar lesiones, inclínate un poco hacia adelante cuando bajes (como sacando culo). No bajes tus caderas más del nivel de tus rodillas.

7. Subirse a una silla

subir-silla

Coge una silla baja. Coloca la pierna derecha en la silla e impúlsate para subir. Una vez arriba, no apoyes la pierna izquierda en la silla: vuelve a bajarla al suelo. Haz 10 repeticiones con cada pierna.

8. Pelvis arriba

suelo-pelvico-gluteos

Túmbate en el suelo boca arriba y apoya bien la espalda. Ahora sube la pelvis hasta arriba y bájala hasta volver a la posición inicial. Repite este ejercicio 20 veces.

Recomendaciones antes de hacer cualquier ejercicio

  • Beber agua y permanecer hidratado. (Mínimo 2 litros, aunque depende del ejercicio físico que hagas y de tus condiciones físicas)
  • Adaptar el ejercicio a tus capacidades físicas actuales. No confundas el esfuerzo con el sobreesfuerzo. 
  • Utiliza un calzado apropiado
  • Haz estiramientos después del ejercicio del día

Estos son los ejercicios para adelgazar más recomendados. Practica la tabla de anaeróbicos después de haber hecho el cardio del día.

No le des demasiadas vueltas pensando qué ejercicio adelgaza más. Recuerda que es más importante empezar hoy y ser constante que continuar analizando cada ejercicio sin llevarlo a la práctica.

Pueden discutir todo lo que quieran sobre teorías del entrenamiento. Mientras ustedes discuten estaré en el gimnasio… —Dave Draper, Mr. Universo 1966

Cada día trabajado será más gratificante. ¡Anímate y empieza hoy mismo! 

Suscríbete hoy a Fluenting y recibe ideas para sentirte bien, llevar una vida más plena y mantenerte en forma.

Ejercicios para adelgazar y quemar grasa fue inicialmente escrito para: Blog de Fluenting

No te la juegues: Distingue las dietas sanas de las peligrosas

Disponible en: fluenting

Las ganas de perder algunos kilos pueden hacer que elijas un régimen basándote únicamente en resultados tentadores… Pero, una mala elección puede costarte caro.  ¿Sabes distinguir entre las dietas sanas y las peligrosas?

Las promesas para adelgazar que ofrecen algunas dietas son irresistibles. Sin embargo muchas de ellas son muy nocivas para la salud. Las famosas dietas milagro pueden jugarte una mala pasada.

8 Peligros de las dietas milagro

1. Efecto rebote

Las dietas restrictivas, consiguen que el cuerpo ralentice el metabolismo para no derrochar los nutrientes que tiene almacenados: el organismo entra en “modo hambruna” o “modo supervivencia”.

La consecuencia es el efecto rebote: cuando se vuelve a comer normal el organismo empieza a almacenar mucha más grasa que antes, incluso aunque comas poco, para asegurarse de que no se volverá a quedar sin los nutrientes esenciales. El efecto rebote, también llamado yoyó, puede provocar a la larga enfermedades cardiovasculares.

2. Alteraciones graves del metabolismo

El metabolismo es el conjunto de reacciones bioquímicas que se producen en nuestro organismo con el fin de sintetizar o degradar sustancias. Con las dietas nocivas te estás jugando mucho más que tu peso o tu tiempo.

Con una dieta milagro te arriesgas a alterar el metabolismo y a provocarte enfermedades graves. 

3. Cansancio extremo

Si al empezar una dieta (suponiendo que la estés haciendo bien) te sientes débil, déjala de inmediato.

Al tener llevar una alimentación demasiado escasa, el organismo intenta mantener la energía que necesita cogiendo los nutrientes de las reservas de los músculos. Esto provoca un agotamiento que no es sostenible a largo plazo.

4. Bajones en el estado de ánimo

Otro de los síntomas de una dieta peligrosa es que, a los pocos días de haber comenzado, te sentirás angustiado, triste, enfadado o con una gran sensación de derrota. Te costará mucho más controlar tu estado de ánimo.

5. Deshidratación

Aparentemente, las dietas rápidas funcionan porque ves resultados en la báscula en muy pocos días. Sin embargo, gran parte del peso que pierdes es agua, no grasa. Esto puede ocasionar problemas muy graves, sobre todo en el corazón y los riñones.

6. Huesos débiles

La falta de nutrientes también se verá reflejada en el debilitamiento en los huesos, provocando fracturas e incluso osteoporosis.

7. Problemas musculares

Los músculos son los grandes perjudicados en las dietas poco sanas. En una dieta demasiado estricta no hay calorías suficientes para mantener la energía que el cuerpo necesita. Por tanto, el organismo extrae de los músculos los nutrientes que no le das.

A la larga, el tejido muscular se debilita, provocando problemas serios al forzarlos demasiado.

8. Enfermedades mentales

Seguir una dieta que no funciona hace que te sientas frustrado, pero al mismo tiempo te obsesionas con la alimentación, el ejercicio, etc. Esta obsesión enfermiza puede detonar problemas mayores como la anorexia, la bulimia o cualquier trastorno obsesivo-compulsivo.

Cómo detectar una dieta peligrosa

1. Hipocalórica y estricta

En las dietas demasiado estrictas se pierde peso rápidamente, pero la mayoría de ese peso proviene del músculo y del agua. La grasa tarda más tiempo en quemarse. No conseguirás quemar 5 o 10 kilos de grasa en una semana, como prometen muchas dietas.

Una dieta para adultos que baje de las 1200 calorías en el caso de las mujeres y 1800 calorías en el de los hombres, se considera una dieta hipocalórica y no está recomendada. Recuerda consultar con un especialista antes de empezar cualquier régimen.

2. Pasas hambre

Pasar hambre no es buena señal; es el principal indicador de que una dieta no es sana. Escucha a tu cuerpo.

3. Adelgazas demasiado rápido

Las dietas que prometen que adelgazarás más de 1 o 2 kilos por semana son muy peligrosas. Aléjate de ellas.

4. Llena de prohibiciones y de inhibidores del apetito con bajo valor nutricional

Algunas dietas no solo restringen el consumo de algunos nutrientes, sino que los prohíben (lácteos, pan, etc.). La mayoría de las dietas prohíben el dulce.

Las dietas sanas no impiden, solo limitan. Por ejemplo, no debes comer chocolate a diario, pero sí puedes tomar una porción pequeña una vez por semana.

Diferencia entre dietas sanas y peligrosas

No te fíes de los inhibidores artificiales del apetito. Algunas dietas recomiendan alimentos bajísimos en calorías para engañar al estómago. También se suele recurrir a pastillas para quitar el hambre.

Las dietas sanas no recomiendan estas prácticas. Si tienes hambre, come. Para perder grasa tienes que darle al cuerpo lo que necesita, no quitárselo.

Sospecha también de las dietas que incluyen batidos o complementos en sustitución de los alimentos que puedes encontrar en un supermercado. Aunque pueden contener nutrientes esenciales, no aprenderás a comer y por tanto, no es una dieta sostenible.

5. Desequilibrada.

Es normal dar prioridad a algunos alimentos (verdura, proteína magra, etc) frente a otros (dulces o fritos).

El problema de las dietas desequilibradas es que algunos alimentos pasan a tener un protagonismo que no les pertenecen.

Por ejemplo, la dieta Atkins contiene un exceso de proteínas y una reducción excesiva de hidratos de carbono. Por tanto, alteran el metabolismo, las hormonas, las funciones hepática y renal y arriesgan la salud de los huesos. Además está considerada una de las dietas más peligrosas para la salud.

¿De cuántas calorías tienen que ser las dietas sanas?

Antes de empezar una dieta es importante que calcules la cantidad de calorías que necesita tu cuerpo.

Tu TDEE es el indicador que mide cuántas calorías quemas al día. Una dieta que tengan las mismas calorías que tu TDEE será ideal para mantenerte. Para eliminar grasa reduce tu TDEE un 20%. Consumir menos de esa cantidad conlleva un déficit nutricional que no es bueno para tu salud.

El TDEE se obtiene multiplicando tu BMR (tasa metabólica basal, lo que tu cuerpo consume en reposo) por un factor de actividad.

Paso 1:

Calcula tu BMR siguiendo esta fórmula:

Hombres: BMR = 66 + (13.7 x peso en kg) + (5 X ht en cm)-(6,8 x edad en años)

Mujeres: BMR = 655 + (9.6 x peso en kg) + (1,8 x ht en cm)-(4.7 x edad en años)

Paso 2:

Para calcular tu TDEE multiplica el BMR por tu factor de actividad diaria:

Sedentario (poco o nada de ejercicio): x 1,2
Ligeramente activo (1 a 3 días a la semana): x 1,375
Moderadamente activo (3 a 5 días a la semana): x 1,55
Muy activo (ejercicio duro – 6 a 7 días a la semana): x 1,725
Extremadamente activo (ejercicio duro diario, maratones, dobletes, trabajos físicos): x 1,9

Las 7 claves para reconocer dietas sanas

1. Equilibrada

dietas sanas

Las dietas sanas equilibran correctamente los nutrientes. Puedes variar las proporciones para ver cuál te funciona mejor, pero primero empieza con la más frecuente: 55% de carbohidratos, 30% de proteínas y 15% de grasas.

Si los carbohidratos no te sientan bien, puedes reducirlos y aumentar la proteína. Evita los extremos porque aunque puedas quemar muchas grasas estarás muy bajo de energía.

2. Duradera

Cuanto más sana es una dieta, más duradera es. No es cuestión llevar un régimen durante unas semanas y luego volver a tus hábitos de siempre. Se trata de aprender a comer bien y mantener ese hábito de forma permanente.

3. No adelgazas más de un kilo por semana

¿Has visto los anuncios de dietas que dicen: “¡adelgaza 5 kilos en 3 días!”? No te lo creas. En la mayoría de los casos no es cierto y, cuando no mienten, esos kilos que pierdes son de líquidos o de las reservas musculares.

Es muy difícil quemar más de un kilo de grasa por semana.

4. Cinco comidas al día

Comer cada 3 o 4 horas es imprescindible para mantener los niveles de energía constantes mediante el control de azúcar en sangre y los niveles de insulina. También evitarás llegar a las comidas con demasiada hambre, fomentando los atracones.

Comer 5 veces al día (6 si eres hombre) acelerará tu metabolismo y hará que quemes grasa con más rapidez.

5. Cantidades suficientes

No todos necesitamos las mismas proporciones de alimentos ni las mismas cantidades. Una dieta sana tiene que estar adaptada a tus necesidades según tu sexo, edad, ejercicio físico y salud.

6. Completa

dietas sanas

Las dietas peligrosas suelen restringir algún nutriente esencial. Desconfía cuando a una dieta le falten proteínas, carbohidratos, grasas o agua. Para adelgazar no es necesario quitarle al cuerpo lo que necesita.

7. Variada

Incluir alimentos de todos los grupos nutricionales te asegurará que tu cuerpo tiene lo que necesita. Sin embargo, es bueno variar los alimentos.

Comer siempre lo mismo, aunque estés incluyendo todos los grupos esenciales, podría llevarte a una falta de vitaminas o minerales. Por ejemplo, dentro del grupo de proteínas, no comas siempre pechuga de pollo. Alterna entre pechuga de pollo, ternera, pechuga de pavo, etc.

Conclusión

Aprender a comer es divertido y tu cuerpo lo agradecerá. Si intentas tomar un atajo para adelgazar podrías acabar teniendo enfermedades graves, como osteoporosis, hipertensión, insuficiencia renal o hepática, problemas de tiroides, anemia o enfermedades cardíacas.

Distinguir entre dietas sanas y peligrosas puede salvarte la vida.

Suscríbete ahora a Fluenting, recibe gratis tu dosis semanal de inspiración y disfruta el doble de tu estilo de vida.

No te la juegues: Distingue las dietas sanas de las peligrosas fue originalmente publicado en: Fluenting

Cómo adelgazar rápido de forma sana y sin hacer nada de ejercicio

Primero publicado en: Revista Fluenting

Es posible adelgazar rápido de forma sana. Concretamente puedes llegar a perder hasta 10 kilos de grasa en solo un mes. En este post voy a explicarte una dieta que utilizan los atletas profesionales para darle un último empujoncito a su cuerpo en la época de las competiciones. El resultado es una pérdida de grasa considerable sin perder masa muscular. Me refiero a una dieta baja en carbohidratos.

Tom Venuto, culturista profesional, entrenador de éxito, dueño de un gimnasio y autor de “Burn the Fat, Feed the Muscle”, explica que una dieta muy baja en carbohidratos (por debajo del 35% de los macronutrientes ingeridos) pueden acelerar enormemente la quema de grasa.

En su opinión, en cambio, no está recomendado seguir este tipo de dieta durante mucho tiempo. No es una dieta para seguir a largo plazo. Si continúas después de un mes, estarás bajo de energía, perderás masa muscular y sufrirás deficiencias nutricionales, metabólicas y deshidratación.

Si realmente quieres perder grasa y adelgazar rápido, estas son las reglas a seguir:

Regla 1: Evitar los carbohidratos “almidonados”

Hidratos de carbono almidonados

Procura no comer carbohidratos almidonados (sobre todo los de color blanco). Estos son: pan, arroz, pasta, cereales, patatas o legumbres (sobre todo judías y garbanzos).

Puedes comer este tipo de carbohidratos en muy poca cantidad tras una sesión de ejercicio aeróbico de más de 30’ de duración. En muy poca cantidad los hidratos almidonados son sanos, la liberación de insulina es moderada y dispones de la energía necesaria durante el día.

Sin embargo, en mucha cantidad, los carbohidratos almidonados provocan un torrente de insulina en el cuerpo para controlar el exceso de azúcares provenientes de los carbohidratos almidonados. El problema es que la insulina es lipogénica, es decir, promueve el almacenamiento de grasa corporal, ya que inhibe las enzimas que se encargan de la descomposición del almacenamiento de grasa.

Sorprendentemente he descubierto la diferencia entre comer muchos almidones y no hacerlo. Ha sido un “antes y después” espectacular…

El “antes” te resultará familiar: cuando era pequeña mi madre me preparaba un plato de habichuelas que no se lo saltaba un galgo justo antes de ir al colegio y claro, luego en clase tenía que hacer fuerza con los ojos para no dormirme… una auténtica tortura, una pesadez. El “después” es mucho más agradable: mi dieta actual me deja con una sensación de ligereza y energía vital que no creí que nunca tendría…

Regla 2: Come lo mismo casi todos los días

Sé que puede resultar aburrido, pero calcularás mejor lo que comes si te acostumbras a medir las cantidades de los mismos alimentos. Los atletas profesionales suelen hacerlo así cuando quieren adelgazar rápido.

Regla 3: Cuida la proporción de cada alimento

Proporciones correctas de los alimentos

Una de las claves principales para adelgazar rápido es la correcta proporción de macronutrientes. Proteínas magras, verduras, hidratos complejos no procesados y bajos en almidones

Para una correcta proporción sigue “la regla del 3-2-1”. Un ejemplo: Divide el plato en 6 partes imaginarias iguales. 3 partes para verdura (espinacas, acelgas, ensaladas…), 2 partes para la proteína magra (pechuga de pollo, ternera, pescado…) y 1 parte para los carbohidratos (lentejas…)

Con esta proporción evitarás sentirte bajo de energías y con los ánimos por los suelos, como ocurre en muchas dietas. le estarás proporcionando a tu cuerpo los nutrientes necesarios.

Regla 4: Come cada 3-4 horas

Comer más a menudo y en pequeñas cantidades acelerará tu tasa metabólica y quemarás grasa con más rapidez
Si te pilla fuera de casa, puedes llevar un tupper. No hay excusas. Es importante que no te saltes ninguna comida. A lo largo del día deberías estar haciendo entre 5 y 6 comidas.

Estos son mis horarios por si te sirven de orientación:

08.00 h Desayuno
11.00 h Almuerzo
14.00 h Comida
18.00 h Merienda
21.00 h Cena
00.00 h Si sigo despierta, cosa que es muy probable, suele caer alguna pequeña tentación (mi trocito de queso no me lo quita nadie, soy como un ratoncillo)

Regla 5: Bebe agüita

Bebe agua a menudo

Agua, infusiones, café… pero nada de alcohol ni de refrescos azucarados ni carbonatados. Lo sé, la cervecita en verano es gloria bendita, pero déjala marchar durante 30 días. Tú puedes. En mi caso me costó mucho separarme de la Coca Cola, pero al final te acostumbras.

Gracias a esta regla he descubierto la cantidad de cosas naturales que le puedes echar al agua para darle distintos sabores (limón, naranja, hierbabuena, etc)

Regla 6: Date un capricho semanal

Capricho semanal - pizza

Si conoces el dicho de “en todos los trabajos se fuma”, tengo uno parecido: “en todas las dietas hay un salto”.
Aumentar las calorías una vez por semana aumenta la pérdida de grasa y ayuda a que el cuerpo no se acostumbre a una ingesta de calorías bajas. Por lo tanto previene efectos rebotes y sirve como mantenimiento. Además, así sobrellevas con más alegría el resto de la semana.

La primera vez que leí esto no me lo creí. Sé que es paradójico, pero piensa que si de las 35 comidas aproximadas que ingieres durante una semana, te saltas una sola comida, no afecta demasiado en el cómputo global de calorías. Sé que es difícil de creer, pero pruébalo.

Los sábados para mí es día de pizza, y mi pizza 4 quesos es sagrada. Aun así conseguirás adelgazar rápido de forma sana con este método.

Regla 7: ¡A dormir!

El descanso regenera la masa muscular. Los músculos a su vez actúan como un horno con la suficiente potencia como para quemar más grasa. Cuando más descansado estés al levantarte, más probabilidades tienes de adelgazar rápido.

Regla 8: ¿Nada de ejercicio?

Andar te ayuda a adelgazar rápido

Con las anteriores reglas conseguirás adelgazar rápido. No hace falta hacer ejercicio, pero si quieres asegurarte de que los resultados sean duraderos es conveniente que hagas un pequeño esfuerzo. No estoy hablando de sudar la camiseta como los atletas profesionales. 1 hora de paseo muy rápido de 5 a 7 días de la semana será suficiente. Así tu masa muscular permanecerá intacta y te ayudará a adelgazar rápido.

Consejo: Cada cuerpo es un mundo. Recomiendo que las primeras semanas no te vengas abajo si no ves resultados. Es normal ir ajustando la dieta hasta que veas lo que te funciona y lo que no.

¿Hasta qué punto crees que es posible adelgazar rápido de forma sana? Coméntanos tu experiencia. ¿Qué te ha funcionado y qué no?…

Cómo adelgazar rápido de forma sana y sin hacer nada de ejercicio se ha publicado de: fluenting

La dieta depurativa que elimina grasa en 7 días

Primero escrito para: FLUENTING impúlsate a una mayor calidad de vida

¿Son sanas las dietas depurativas? ¿Cómo sabes si la necesitas o no? Descubre los mitos sobre este tipo de dietas, cuándo hacerlas y cómo evitar poner en riesgo tu salud.

¿Todas las dietas depurativas son sanas?

Una dieta depurativa a la que le falten nutrientes esenciales o esté por debajo de las calorías mínimas necesarias es peligrosa. Tu báscula reflejará que has bajado algunos kilos. Sin embargo, el peso perdido provendrá en su mayoría del músculo, no de la grasa.

Las dietas inferiores a 1200 calorías diarias en mujeres o 1800 calorías en hombres, pueden provocar el famoso “efecto rebote” y conllevan graves riesgos para la salud —independientemente de si esas dietas son depurativas o no—.

Cuando reduces las calorías por debajo de las necesidades metabólicas basales, el cuerpo se adapta, se ralentiza el metabolismo y se hace muy difícil perder grasa.

La finalidad de una dieta depurativa no es perder peso, sino eliminar toxinas sin que te falten vitaminas y nutrientes esenciales. La pérdida de grasa suele ser una consecuencia de realizar este tipo de régimen, no un fin en sí mismo.

Uno de los mitos más extendidos es el de que una dieta depurativa siempre es hipocalórica.

Por tanto, muchos recomiendan no hacerla durante más de dos días para no tener mareos o debilidad. No es cierto; se puede hacer una dieta depurativa con los nutrientes y las cantidades apropiadas para cada persona.

¿Cuándo hacer una dieta depurativa?

La mayoría de las personas que hacen dietas depurativas, suelen hacerlas después de navidad y del verano, con el objetivo de restablecer el equilibrio después de tanto exceso. Sin embargo, muchos entendidos en nutrición desaconsejan esta práctica:

Lo que dicen los expertos

Un cuerpo sano tiene sus propios mecanismos de limpieza; no necesitas brebajes especiales. Una ingesta adecuada de líquidos es lo que tu cuerpo necesita para que tus riñones y el intestino funcionen a buen ritmo. —Kathleen Selman, portavoz de la Asociación Americana de Dietética (ADA)

Los sistemas de desintoxicación que tiene nuestro propio cuerpo son sofisticados y versátiles. Es increíble que algunas personas estén dispuestas a arriesgar seriamente estos sistemas con dietas depurativas no probadas, haciéndose más mal que bien. —Alan Boobis, profesor y toxicólogo en el Imperial College de Londres

Los regímenes ‘detox’ saludables no alteran el equilibrio de la dieta, es decir, incluyen todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo. —Leticia Carrera, directora del Centro de Tratamientos Médico-Estéticos Felicidad Carrera.

Para quemar grasa no es necesario hacer dietas extremadamente bajas en calorías ni eliminar algunos nutrientes esenciales. Basta con reducir la cantidad de comida manteniendo la proporción correcta de macronutrientes.

Dietas depurativas: ¿maravilla o negocio?

Hay mucha polémica sobre si una dieta depurativa es o no necesaria. Sin embargo, los expertos coinciden en que en caso de hacerla, debe contener todos los nutrientes esenciales para el organismo y en la cantidad apropiada.

Hay dos bandos: el primero dice que las dietas “detox” eliminan toxinas y es sano hacerlas una vez al año. El segundo declara que hablar de eliminar toxinas es poco científico y resulta difícil de medir, ya que no se especifica a qué toxinas se refieren, dónde está el límite permitido de toxinas y cómo se sabe si uno está limpio o no.

En cualquier caso, hoy voy a darte una dieta depurativa de 7 días saludable, completa y probada. No es hipocalórica ni estricta y contiene todos los nutrientes que tu cuerpo necesita. Así conseguirás…

  • Bajar de peso (perderás grasa y notarás cambios espectaculares en tu barriga)
  • Eliminar toxinas (insisto en lo de la polémica…)
  • Tu cuerpo recuperará su capacidad para asimilar vitaminas y minerales
  • Tu piel estará más limpia, suave y sana
  • Aprenderás a comer alimentos sanos y darás paso a nuevos hábitos
  • Tendrás digestiones más ligeras
  • Estarás más fuerte y lleno de energía

Aquí te doy un plan completo de 7 días de dieta depurativa muy completa y sana. Puedes hacerla una vez al año, pero recuerda que no es obligatorio, ni siquiera después de navidad.

Los ingredientes de esta dieta

El método que te propongo consiste en una dieta completa de 7 días que tiene todas las vitaminas y nutrientes que tu cuerpo necesita.

Bajarás de peso, conseguirás eliminar grasa abdominal y limpiarás tu cuerpo.

Aquí tienes los ingredientes básicos:

Huevos

Es la fuente principal de colina, un nutriente esencial para la construcción de las membranas celulares. Por eso, una deficiencia de colina podría suponer una acumulación de grasa, sobre todo en el hígado.

Frutos rojos

Las frutas de color rojo o naranja son especialistas en inhibir los genes asociados a la obesidad. También son muy buenas para broncear y proteger la piel.

Para disfrutar de estos beneficios te recomiendo comer sandía, las fresas, moras, manzanas rojas, ciruelas, frambuesas, cerezas, etc.

Grasas buenas

Sacian el apetito y evitan que picotees entre horas. Además, ayudan a reducir el colesterol.

El aceite de oliva, las nueces, los pistachos, las almendras, el salmón o los aguacates, contienen grasas esenciales para el organismo.

Granos ricos en fibra

Imprescindibles para bajar de peso. Ayudan a controlar la diabetes, ya que mantienen equilibrados los niveles de azúcar en sangre.

La fibra hace que pierdas peso. Los granos recomendados son las judías, lentejas, garbanzos, arroz, avena o cacahuetes.

Proteínas

En un estudio publicado en el Journal of Diabetes en 2015, se descubrió que las personas que tomaron más cantidad de proteínas vegetales eran menos propensos a tener el colesterol alto, acumular grasa o tener diabetes.

La ingesta de proteínas vegetales juegan un papel importante en la prevención de la obesidad. Los alimentos ricos en proteínas vegetales son las legumbres, la quinoa, el tofu o el seitán.

¿Has oído que en las dietas depurativas no se emplean proteínas de origen animal? Recuerda que te estoy proponiendo un método para adelgazar completo y sano. Por eso, en la dieta de 7 días que yo te recomiendo son necesarias.

Las carnes magras y el pescado ayudan a construir y proteger la musculatura y frenan el almacenamiento de grasa. Las personas que comen proteína magra más de dos veces al día mantienen el músculo durante más tiempo.

Las proteínas de origen animal más recomendadas para esta dieta son: la pechuga de pollo, pechuga de pavo, carnes rojas magras, cordero, salmón, camarones, emperador, atún, salmón, bacalao o almejas.

Verduras

Las verduras frenan la inflamación y previenen el almacenamiento de grasa. Mejoran el estado de ánimo y ayudan a prevenir el cáncer. Además, bloquean la formación de las células grasas y son imprescindibles en cualquier dieta donde se quiera bajar de peso.

En todas las dietas depurativas son importantes las verduras porque equilibran las funciones del intestino y aumentan la sensación de saciedad.

Puedes utilizar las siguientes verduras para esta dieta: zanahorias, calabacines, tomates, col o cualquier verdura de hoja verde.

Especias

Suelen menospreciarse a nivel nutricional; muchos creen que son únicamente para dar sabor. Al contrario. Las mayoría de las especias son antiinflamatorios naturales.

Te aconsejo utilizar en esta dieta: mostaza, pimienta negra, cúrcuma, jengibre, canela, chocolate negro de más del 70%. Como aderezo puedes utilizar también vinagre de sidra.

Cómo hacer la dieta depurativa

Seguir la dieta depurativa para adelgazar en 7 días es muy fácil. Consiste en hacer batidos de unas 300 calorías cada uno. Licuar los alimentos es importante porque facilita la eliminación de toxinas y mantienen la fibra y demás nutrientes intactos.

La cantidad de batidos que tomes dependerá de tus necesidades nutricionales diarias. En promedio las mujeres necesitan de 2000 a 2100 calorías diarias. En cambio, los hombres necesitan de 2700 a 2900.

Por ejemplo, si eres un hombre que tiene que consumir 2100 calorías diarias, puedes tomarte 2 batidos para desayunar, 1 para almorzar, 2 para comer, 1 para merendar y 1 para cenar.

Cuando vayas a preparar tu batido asegúrate de que contiene tu dosis de proteínas, fibras y grasas saludables. Así te asegurarás de que echas los ingredientes necesarios y no falta ninguno.

Para hacer tus batidos, prepara un estofado con un ingrediente de cada grupo. Después tritúralo todo y ya tienes tu batido depurativo.

1. Elige tu proteína

120 gr de pechuga de pollo
150 gr de pechuga de pavo
100 gr de cualquier carne roja magra
150 gr de pescado
2 o 3 huevos (crudos)

2. Elige la fibra

Arroz integral
Quinoa
Judías
Guisantes
Lentejas
Avena

3. Añade las verduras

Espinacas
Lechuga
Espárragos
Tomates
Zanahorias
Pepinos
Setas
Champiñones
Calabacines
Especias

4. Elige las grasas

1/4 Aguacate
2 cucharadas de nueces o pipas
Aceite de oliva, de avellana o de coco

Los resultados día tras día

Día 1. Todavía no te notarás aparentemente más delgado, pero te sentirás mucho más ligero.
Día 2. Aparecen los primeros resultados en la báscula, rápido y sin esfuerzo
Día 3. La ropa se estará empezando a quedar demasiado suelta. Dentro de poco tendrás que comprar ropa nueva.
Día 4. A partir de aquí los resultados son espectaculares. Tu cuerpo empieza a estar tonificado y esbelto.
Día 5. Tu cuerpo te da las gracias a gritos. Hacía tiempo que no te sentías tan sano y fuerte.
Día 6. Notarás cambios drásticos y duraderos.
Día 7. Este es el último día. Disfruta de tu cuerpo 10.

Ahora ya sabes que con esta dieta depurativa puedes limpiar tu cuerpo y perder grasa en 7 días. Pruébala y cuéntanos qué tal te ha ido. 

¡Suscríbete hoy a Fluenting, la única web que te ayuda a ser más tú y a llevar una vida más plena!

La dieta depurativa que elimina grasa en 7 días fue inicialmente publicado en: Revista Fluenting

7 grandes mitos sobre cómo eliminar grasa abdominal

Se ha publicado de: FLUENTING

¿Quieres quitarte barriga desde hace tiempo y no hay manera? Si quieres eliminar grasa abdominal, pero tu flotador se resiste, es probable que hayas caído en alguno de estos 7 mitos tan extendidos…

1. Hacer abdominales

Para bajar barriga tendrás que hacer algo más que abdominales. No se puede adelgazar sólo por una zona determinada. Cuando necesitas energía de reserva usas la grasa acumulada en todo el cuerpo, no solo en la barriga.

Hincharte a abdominales no basta para adelgazar. Sin embargo, si no los haces, aumentas el riesgo de perder masa muscular durante una dieta de adelgazamiento.

El ejercicio anaeróbico (pesas, abdominales, etc) aumenta la masa corporal magra, acelerando así la tasa metabólica y por tanto, fomenta la quema de grasas incluso en reposo.

El secreto para perder grasa es la sinergia entre motivación, nutrición apropiada, ejercicio aeróbico y anaeróbico. 

La “plancha” es uno de los ejercicios más completos y eficaces para trabajar también tus abdominales. Empieza por un minuto y medio diario.

2. Tomar té verde

El té verde tiene muchos beneficios para el organismo. Sin embargo, por sí mismo, no te hará perder los kilos que te sobran.

Esta hierba ayuda a eliminar grasa abdominal y acelera la capacidad del hígado para convertirla en energía. Gracias a sus catequinas, que desencadenan la liberación de grasa de las células —en particular las de la zona del estómago.

En un reciente estudio se ha demostrado que cuatro tazas de té verde y 25 minutos de ejercicio diarios, te ayudarán a perder un promedio de un kilogramo más cada 12 semanas que si no tomaras té.

Como ves, el impacto del té verde es pequeño. Te ayuda a adelgazar, pero te servirá de muy poco sin ejercicio diario y sin una dieta equilibrada.

Ahora bien, toda ayuda es poca para perder esa tripa. Tómate de 3 a 5 tazas de té verde (sin azúcar) cada día.

3. Beber cerveza sin alcohol para no engordar

Mucha gente recurre a la cerveza sin alcohol cuando quiere reducir grasa abdominal.

La cerveza sin o 0.0% no tiene alcohol, pero contiene hidratos de carbono que aportan energía al cuerpo. Las bebidas pueden engordar, no las ignores. Si vas a tomar algo más que agua, cuenta las calorías y súmalas a tu plan de adelgazamiento.

Durante una dieta lo mejor es el agua o las infusiones. Si aun así quieres tomarte una cervecita de vez en cuando prueba con dos a la semana. Ten en cuenta las calorías de las cervezas que te tomes.

4. Comer mucha fruta

La fruta es muy sana, pero contiene azúcares naturales. Durante una dieta cuyo objetivo es eliminar grasa abdominal es importante moderar el consumo de azúcares y grasas.

Dos o tres piezas de fruta serán suficientes para mantener los niveles adecuados de glucosa en sangre.

Procura comerte la fruta antes del mediodía para que te dé tiempo a quemar el azúcar. De lo contrario, la que no quemes se almacenará en forma de grasa. Para una reducción de barriga más efectiva, elimina la fruta y los postres durante la cena.

5. Creer que la grasa abdominal es buena mientras tu IMC sea normal

El Índice de Masa Corporal es uno de los mejores indicadores para saber si una persona está obesa o no. Sin embargo, no es el único factor.

Una gran tripa supone un gran peligro. Según un estudio realizado por la Clínica Mayo en 2014, las personas con una gran circunferencia de cintura tienen mayor probabilidad de morir más jóvenes que los que tienen cinturas delgadas.

6. Comer menos

Quizá el mito más extendido es el de que comer menos adelgaza. Esto no siempre es así. Para quemar grasas con rapidez te interesa tener un metabolismo activo. Para ello, distribuye las calorías ingeridas en todo el día de modo que comas cada 3 horas.

Muchas personas, con la idea de que así adelgazarán antes, recurren a la “cena ligera”. Esto es bueno; lo malo es que la “cena ligera” suele consistir en comer un par de piezas de fruta y poco más…

La fruta en la cena no está recomendada para gente que quiere eliminar grasa abdominal, ya que no te dará tiempo a quemar los azúcares que contiene antes de irte a dormirEl azúcar que no se quema se almacena fácilmente como grasa.

Si quieres una cena ligera, come verdura y una porción de pescado o carne magra. No te pases con la cantidad de almidones como el pan, la patata, el arroz, las legumbres, etc.

7. No hacer pesas porque crees que “endurecerá tu barriga”

Seguramente habrás oído que primero hay que hacer ejercicio aeróbico y sólo cuando hayas perdido los kilos que te sobran, entonces te pones a hacer pesas.

Hay un miedo generalizado a que la grasa se endurezca y acabes teniendo la misma barriga que ahora, pero más dura que una piedra.

Esto es falso. La grasa no se “endurece”. Hacer pesas te ayudará a aumentar tus músculos (no en plan culturista: esto es otro mito).

Cuanto más activa esté tu musculatura, más te ayudará en el proceso de perder grasa, incluso en reposo. Recuerda que tanto el cardio como el anaeróbico son igual de importantes a la hora de perder grasa abdominal.

Conclusión

Si te está costando eliminar grasa abdominal, y no tienes ninguna enfermedad que lo justifique, la causa es muy sencilla: ingieres más calorías de las que gastas.

Con el ejercicio y la alimentación apropiada empezarás a tirar de reservas. Así podrás eliminar grasa abdominal de una vez por todas.

Puede que estés utilizando la comida como una forma de calmar tus emociones y no para satisfacer el hambre. Para evitar comer “emocionalmente” piensa antes de comer cómo te sientes y qué necesitas para sentirte mejor.

Sintoniza con el tipo de ejercicio que te gusta realmente hacer y empieza con un pequeño paso, un gran cambio de vida.

Suscríbete hoy a Fluenting y recibe ideas para sentirte bien, llevar una vida más plena y mantenerte en forma.

7 grandes mitos sobre cómo eliminar grasa abdominal está disponible en: Blog de Fluenting