Los 12 peores alimentos con alternativas sanas y ricas

Disponible en: https://www.fluenting.com

¿Tienes tentaciones con la comida que no puedes resistir? ¿Te gustaría divertirte mientras adelgazas? En el post de hoy te muestro los 12 alimentos con los que es más fácil acumular grasa. Para que no sufras, he añadido la versión sana y deliciosa sin mezclas fatídicas de nutrientes. Así, cada vez que tengas una tentación te darás un capricho sin pecar.

Combinaciones mortales que te harán engordar:

1. Mezclar grasa con azúcares. Además de engordar, es una de las principales causas de enfermedad cardiovascular. Ejemplos de esta combinación: helados, donuts, espaguetis con nata…

2. Mezclar azúcares con alcohol. El alcohol es veneno, empeora el metabolismo y añade muchas calorías de golpe, que rápidamente se almacenan en forma de grasa. Según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada veinte personas fallecidas en el mundo muere por alguna de las más de 200 enfermedades relacionadas con el alcohol.

Una sola cena rica en grasas, alta en carbohidratos y acompañada de alcohol sin moderación, podría echar por tierra una semana entera de dieta de adelgazamiento.

12 alimentos crece-michelines (y alternativas sanas)

1. Helado


Un peso pesado de los que más engordan. La creencia “esto es muy digestivo y no puede engordar” solo te hará caer antes en la tentación. Sustituye el helado por un yogur desnatado bien frío y sin azúcar o por un sorbete de fruta natural.

2. Fritos


Los fritos gustan mucho, los haces en un momento y te sacan del apuro cuando no apetece cocinar. Te recomiendo que cocines a la plancha o al horno. Para ahorrarte tiempo puedes hacer comida para varios días. Así sólo tienes que calentar y listo.

3. Dulces y bollos


Lo sé, los dulces y bollos, tiernos como los cantos de sirena, pueden amargarte la vida. Ve prevenido al súpermercado. Sustitúyelos por panecillos de grano entero, úntalos con queso fresco light, tomate rallado o, simplemente, tuéstalos con un chorreoncito de miel o un poco de aceite y azúcar.

4. Chocolates y bombones


¿Enganchado al chocolate? El cacao es un estimulante que mezclado con azúcar te llevará directo al edén. Aunque ahora te cueste creerlo, encontrarás un paraíso más duradero tomando dos o tres piezas de fruta al día. Así mantendrás los niveles de azúcar en sangre que tu cuerpo necesita, sin caer en una montaña rusa de adictivas emociones.

5. Refrescos carbonatados


Olvídate de las sodas. No abuses de las bebidas light, sus edulcorantes vienen a ser peores que el azúcar. Lo mejor es beber agua, a palo seco o con un toquecito de limón, hierbabuena, etc. Obviamente, si llega un día especial tómate lo que te de la gana, pero recuerda que no todos los días son fiesta.

6. Zumos envasados


Donde esté un zumo natural recién exprimido que se quiten los envasados. La mayoría contienen too much sugar. Hazte con una botella pequeña de plástico, llénala con zumo de fruta 100% natural y llévatela donde quieras.

7. Patatas fritas


Las patatas fritas están buenísimas… Empiezas y no paras. ¿Lo malo? Tienen grasas y azúcares para subir al Everest. Las patatas asadas hacen un buen sustituto. Aderézalas con sal y pimienta si lo deseas.

8. Bacon y salchichas…


Del cerdo hasta los andares. Sin embargo, incluso su sonrisa es grasienta. Sustituye el bacon y las salchichas por jamón serrano, pechuga de pavo o pollo.

9. Pan de molde


Muy socorrido, aunque rico en azúcar. Comer pan de molde a diario te hará engordar. En su lugar, toma pan integral o de centeno, (están buenísimos y dan mucho juego).

10. Comida rápida


La comida rápida está diseñada para engancharte. Te esclaviza a una deliciosa bomba de calorías destroza cuerpos. El mejor sustituto en “versión sana” es la comida no procesada. Disfruta de una hamburguesa casera o de pollo asado.

11. Galletas de chocolate


También conocidas como trampas para cachorritos. Empiezas pensando que solo te vas a comer una, pero luego acabas con la caja. La solución a esta gran tentación son las galletas integrales, de centeno o de avena (no azucaradas). No es bueno abusar, pero son mucho más sanas que las cookies de chocolate.

12 Cereales azucarados para el desayuno


No son el desayuno más sano del mundo por muchas chicas bombón que pongan en los anuncios de la tele. Los hacen atractivos al paladar endulzándolos artificialmente. No los tomes si estás a dieta. En su lugar, come a diario cereales de avena 100% natural, sin azúcar y, a ser posible, de grano entero.

El gran mito de la comida sana

No es cierto que puedas comer tanta comida sana como quieras sin engordar. ¿Qué pesa más, un kilo de hierro o de paja?

Demasiado de cualquier alimento engorda.

Al fin y al cabo es cuestión de densidad de calorías. Los alimentos más sanos te permiten comer más cantidad, porque contienen menos calorías por unidad de volumen. Pero para adelgazar, siempre necesitas quemar más calorías de las que ingieras.

Evita los atracones. Es preferible comer más a menudo y en cantidades más pequeñas. Cuando se come por placer resulta fácil perder el norte con las raciones. Para recuperarlo te recomiendo que empieces a comer en plato de postre. Es solo un truco a corto plazo, pero descubrirás lo poco que necesitas para estar bien alimentado y sentirte satisfecho.

12 alimentos sanos para comer a diario

A continuación tienes una lista de 12 alimentos que puedes comer a diario sin miedo a engordar. Las cantidades dependerán de tus condiciones físicas y tu edad. Aquí te pongo raciones para un hombre adulto promedio de entre 30 y 45 años.

Avena. 180 ml al día
Patatas. 130 gr al día (Procura eliminar el pan cuando comas patatas)
Arroz integral. 1 vaso ya cocido (Reduce la ingesta de pan con el arroz)
Pan integral. De 200 a 300 gr al día
Verdura. 500 gr al día
Fruta fresca. De 3 a 5 piezas al día
Lácteos bajos en grasa y azúcar. 3 vasos al día
Pechuga de pollo o pavo. 200 gramos al día*
Claras de huevo. 2 unidades al día.*
Carnes rojas magras. (redondo de ternera, solomillo, etc).*
Pescados y mariscos. 100 gramos al día.*

*Nota: No conviene tomar más de 100 gramos de proteína en cada comida. Es recomendable comer cada tres horas más o menos (5 veces al día, o incluso 6 si haces deporte).

Apúntate a la newsletter gratuita de Fluenting y recibe más ideas para comer sano, evitar caer en mitos y leyendas y mantenerte en forma.

El anterior post Los 12 peores alimentos con alternativas sanas y ricas se ha publicado de: Fluenting

Cómo actuar ante un ataque de ansiedad

Disponible en: www.fluenting.com

En España un 5% de la población ha pasado por un ataque de ansiedad, y ese porcentaje sigue aumentando.

Los ataques de ansiedad tienen síntomas psicológicos y físicos severos, y pueden ocurrir en cualquier momento y lugar. La depresión, la ansiedad o los ataques de pánico nos son signos de debilidad. Más bien lo contrario, quizás llevas demasiado tiempo aguantando el estrés.

¿Qué es un ataque de pánico, o crisis de ansiedad?

Los ataques de pánico (o crisis de ansiedad) se diagnostican cuando hay miedo o malestar intensos, acompañados de al menos cuatro de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos:

Los síntomas de la ansiedad

-Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca
-Sudoración
-Temblores o sacudidas
-Sensación de atragantarse
-Opresión o malestar torácico
-Náuseas o molestias abdominales
-Sensación de ahogo o falta de aliento
-Parestesias (sensación de hormigueo)
-Escalofríos o sofocos
-Inestabilidad, mareo o desmayo
-Desrealización o despersonalización (como estar en una película o un sueño)
-Miedo a perder el control o volverse loco
-Miedo a morir

¿Tienes ataques de ansiedad? Vigila tus niveles de vitamina B6 y de hierro

Si tienes crisis de ansiedad ocasionales con episodios de hiperventilación, podrían ser síntomas de una carencia nutricional fácil de corregir con suplementos.

Un estudio científico japonés ha encontrado una relación significativa entre los ataques de pánico, la vitamina B6 y los niveles de hierro en la sangre.

Específicamente la vitamina B6

Aunque, en general, la vitamina B se asocia a una mejor salud mental, el ataque de ansiedad está específicamente correlacionado con la vitamina B6.

Los investigadores japoneses testaron varios tipos de vitamina B. Determinaron que la vitamina B2 y la B12 no están relacionadas con las crisis de ansiedad.

Las deficiencias en vitamina B pueden generar síntomas de ansiedad, agorafobia, inestabilidad emocional, irritabilidad y fatiga.

Toma estos alimentos ricos en triptófano

Consume más pavo, atún, pistachos y pipas de calabaza. Tienen triptófano. La serotonina, neurotransmisor de la felicidad, se produce a través de un proceso de conversión bioquímica que combina el triptófano.

También sabemos que la vitamina B6 y el hierro juegan papeles importantes en la producción de serotonina. Considera complementar tu nutrición con un complejo de vitamina B (en Amazon te he encontrado un par de alternativas: opción 1 | opción 2 ).

El ataque de ansiedad puede ocurrir en cualquier momento y lugar

No hace falta que te encuentres en un momento estresante. Incluso se presentan episodios cuando se está relajado o dormido. Cuando los detona una situación concreta, como hablar en público, el recuerdo es tan desagradable que te persigue. Temes que ese escenario se repita y te preocupa tener otra crisis de ansiedad.

ataque de pánico

¿Qué puedo hacer ante un ataque de pánico?

Ve al médico. Los ataques de pánico se tratan con ansiolíticos, antidepresivos y terapia cognitiva del comportamiento, focalizada en los patrones de pensamiento que detonan el ataque de ansiedad.

Usa técnicas de respiración, así evitarás la hiperventilación y controlarás la respuesta de ansiedad. Aprende a meditar para estar más relajado y tomar el control de tus pensamientos. También conviene evitar el tabaco y la cafeína.

Un amigo tiene un ataque de ansiedad, ¿qué puedo hacer ahora mismo?

Los ataques de ansiedad son muy desagradables. Quienes los sufren en público suelen sentir vergüenza o miedo, porque no saben cómo van a reaccionar los demás. Aquí tienes unos consejos para afrontar la situación:

5 formas de ayudar cuando se presenta un ataque de ansiedad

1. Hazle saber que está a salvo

Durante el ataque de ansiedad, el cuerpo entra en respuesta lucha o huida porque cree que está en peligro. Hazle saber una y otra vez que está a salvo.

2. Permanece con él, pero dale su propio espacio

Siéntate a su lado. Tranquilamente hazle saber que está acompañado.

3. Distráelo

Distrae su atención. Aunque te resulte difícil, rompe su inercia. Cuéntale un chiste o lo que quieras, no importa lo aburrido que sea.

4. No le preguntes por qué tiene un ataque de ansiedad

Puede que ni él mismo lo sepa. No tiene por qué haber una razón concreta.

5. No le digas que no tiene por qué preocuparse, le hará sentir aún peor

Dale tiempo y dile que le aprecias o que le quieres. Quizá esto sea lo más importante.

El ataque de pánico provoca una ansiedad muy intensa. Se pierde la capacidad para controlar esta reacción, llegando a creer que podrías morir en ese momento.

Ahora ya sabes que un auténtico ataque de ansiedad, a veces surge de la nada y te pilla desprevenido. Quienes sufren un ataque de pánico, no siempre saben qué lo detonó. Cuando te pilla en un lugar público te preguntas ¿qué pensará la gente de mí? Para tratarlo, ve a un especialista. Vigila tu nutrición, haz ejercicio y evita el café. Aprende técnicas de respiración para evitar la hiperventilación. Medita para controlar tus pensamientos y relajar tu mente.

El artículo Cómo actuar ante un ataque de ansiedad fue originalmente visto en: Fluenting

Test: ¿Cuál es tu nivel de fluenting?

Se ha publicado de: Revista Fluenting

¿Has conectado ya con tu propia magia? ¿Quieres que tu vida fluya más? Haz este sencillo test y descubre cómo andas de fluenting.

A continuación tienes las 15 claves para fluir más. Anota 1 punto por cada una que te represente.

1. Sabes pedir ayuda

Pides ayuda, pero no la exiges. No dependes de nadie en particular, aunque estás dispuesto a contar con quien haga falta. Sabes que nadie lo consigue solo. Confías en ti mismo lo suficiente como para dejarte ayudar cuando lo necesitas.

Reconoces que has llegado hasta aquí con ayuda de otros. No te sientes “menos” por no hacerlo todo tú solo. Te gusta recibir y más aún dar, porque estás dispuesto y disfrutas echando un cable a los demás.

2. Conectas fácilmente con la gente

Te encanta conectar y estar conectado, salir, conocer gente, tener un gran equipo, etc. Relacionarte con los demás te da energía, no te la quita. Sientes que te da vidilla y pan a tu corazón.

Eres el nexo de unión entre unas personas y otras y, a menudo, sueles ser tú quien presenta a los demás. Cuando tienes en mente algún proyecto sabes con quién contar, a quién llamar o dónde ir para conocer a las personas oportunas.

3. No te preocupa lo que otros piensen. Estás dispuesto a contribuir y liderar

No te desvías de tu propio camino por unos cuantos comentarios dañinos. Tienes claro cuáles son tus valores y actúas conforme a ellos. Sabes escuchar, pero lo que otros piensan de ti está en segundo lugar.

4. No te importa parecer estúpido o sentirte incómodo

Sabes que las mayores “estupideces” de la historia se han convertido en grandes logros; viajar al espacio, pisar la luna, volar, etc. Sentirte incómodo ante ciertas situaciones es la forma de superarte a ti mismo y ser un ejemplo para los demás. Si para cumplir tus sueños o hacer lo que consideras correcto tienes que parecer estúpido, lo harás.

5. No necesitas que otros te motiven o te inspiren

Tienes un motor dentro de ti que te empuja. Con el tiempo has aprendido a impulsarte a ti mismo hacia tus metas y no dependes de que otros te inspiren. Sabes conectar con aquello que te apasiona y hacerlo crecer, como una pequeña chispa se convierte en hoguera.

6. Eres optimista. Cuando algo negativo te ocurre no te sientes una víctima

Rebosas energía positiva. Te creces ante los malos momentos, te motivan y los utilizas como retos apasionantes para vivir fantásticas aventuras. Los malos momentos suelen ser para ti estimulantes. Has descubierto que pensar en positivo alimenta una vida plena. Sabes que ser optimista solo depende de ti y te encanta tener el control sobre tus sentimientos.

7. Estás alegre y en paz. Vives en el presente

Tu estado de ánimo suele ser alegre o con un estado de paz interior. Si pudieras describirlo visualmente, te imaginarías una sonrisa dentro de ti, en tu pecho. Sueles mirar al pasado para aprender cosas de él, pero no para regodearte en experiencias negativas ni reforzar lo que salió mal. Tampoco lo usas para sacar trapos sucios ni echar culpas. Aceptas y vives en el momento presente y avanzas hacia tu futuro ideal.

8. Estás agradecido y te focalizas en lo que tienes

Tienes grandes metas y aspiraciones, pero no eres de los que condicionan su felicidad a conseguir esto o lo otro. Estás contento y agradecido por las personas y cosas que te rodean. Tienes mucho que agradecer y te gusta expresarlo sin miedo.

9. Vives en tu corazón. Sigues tus instintos

Conectas fácilmente con tus emociones. Eres cariñoso y no tienes miedo de mostrar afecto, tanto a ti mismo como a los demás. Sigues tus instintos porque están alineados con la propia vida. Tu razón y tu emoción están alineadas y equilibradas. Eres de estas personas que iluminan una habitación cuando entra porque estás conectado con la luz que eres.

10. Eres flexible. No te resistes al cambio. Quieres salir de tu zona de confort

Tienes claro tu camino y lo sigues, pero si en algún momento eres consciente de tus errores, no te importa rectificar. Eres humilde y reconoces cuando alguien puede llevar razón. Continuamente ves nuevas ocasiones para salir de tu zona de confort, porque esto te hace crecer a diario y disfrutar más la vida.

11. Creas oportunidades cada día

Cada día creas nuevos retos que hacen tu vida más estimulante. Eres tú el que elige qué puertas abrir a nuevos caminos y te encanta saber que tienes ese poder.

12. Confías en la gente porque confías en ti mismo

¿Conoces a esta gente que dice que no confía en nadie porque le han hecho mucho daño? Pues tú no eres de esos. Confías en ti mismo y sabes que estás completamente a salvo. Te entregas a la gente y te sientes como si el Universo entero fuera tu propio hogar, donde puedes caminar sin miedo a nadie.

13. Eres la estrella de tu vida.

Te niegas rotundamente a creer que tu vida está completamente en manos de otro o de un destino predefinido. Tú eres el dueño de tu propio destino. Eres el protagonista en busca de sus sueños y de aventura. No cambiarías tu vida por la de otro.

14. Traes alegría al mundo. La felicidad atrae el éxito.

Vivir es ganar y motivo suficiente para encontrar alegría, incluso en los momentos más difíciles. Las personas heridas hieren a la gente, las personas infelices repelen a los demás. Las emociones pueden ser adictivas y hay gente enganchada a la infelicidad. Te gusta poner tu mejor sonrisa a la vida y ofrecer al mal tiempo buena cara, porque sabes que cuando la vida se pone cuesta arriba, las emociones pesadas solo empeoran el mal trago.

15. Crees que todo lo que digo se aplica a ti.

Aprovechas cualquier oportunidad para aprender y este test es otra de ellas. Todo lo que digo se aplica a ti porque tienes los ojos bien abiertos para aprender. Mientras lees cada punto de este post, se te ocurren ideas maravillosas sobre cómo mejorar tu vida y la de los que te rodean.

Resultado del test

El cielo tiene estrellas, el mar agua de sal, los artistas tienen duende y tú un fluenting sin igual. Para saber hasta qué punto has conectado ya con tu propia magia y destapado tu auténtica felicidad, suma los puntos que has obtenido y lee el apartado que se corresponda con tu nota:

De 0 a 5 puntos

Tus niveles de fluenting están bajo mínimos. Necesitas repostar. Es un milagro que hayas llegado a esta web. Leer este artículo es el primer paso hacia esa nueva vida llena de satisfacciones que te espera a la vuelta del camino.

Considéralo una señal inequívoca de que, por fin, vas en la dirección correcta. Empieza por apuntarte a Fluenting a toda velocidad. No hay tiempo que perder. Suscríbete ya a nuestra newsletter gratuita.

De 6 a 10 puntos

Estás aprobado. Tienes mucho camino avanzado en tu trayecto hacia una vida plena. ¡Felicidades! Suscríbete a nuestra newsletter para seguir aumentando tu fluenting.

De 11 a 15

¡Enhorabuena! Tu nivel de fluenting es tan alto que deberías ser tú quien nos enseñara a fluir. Colabora con Fluenting haciendo clic aquí y contribuye con un post contándonos cómo lo haces, tus experiencias, etc. Estaremos encantados de hacerte un hueco para aprender de ti.

El blog post Test: ¿Cuál es tu nivel de fluenting? fue originalmente escrito para: Fluenting

¿Cuánto tienes que andar para quemar esa hamburguesa?

Primero escrito para: https://www.fluenting.com/

¿Te has hinchado a comer lo que no debías durante el fin de semana? Corregir los excesos no siempre es cuestión de ponerse a dieta. Un buen paseo espanta los kilos. Sigue leyendo y descubre cuánto necesitas caminar para quemar los alimentos más tentadores.

1. Menú de hamburguesa, patatas y refresco

Imagínate una hamburguesa con extra de queso fundido, bacon, pepinillos y un toque de ketchup. (Se me cae la baba). Además, esta delicia va acompañada de un buen vaso de Coca Cola y unas patatas fritas, como está mandado.

¿Y ahora qué haces con las 755 kcal? ¿A engordar? De eso nada. Cómete el menú tranquilamente. No te sientas culpable. Un paseo de 115 minutos a ritmo fuerte conseguirá que lo quemes.

2. Helado

Muchos piensan que el helado casi no engorda por ser digestivo. Todo lo contrario, son bombas de calorías por sus dosis elevadas de azúcares y grasas. Concretamente, un bombón como el de la foto tiene unas 540 kcal.

Despegártelo de los michelines te costará una buena caminata. Te hablo de 45 minutos a 1 hora y cuarto andando rapidito. Posiblemente más si se trata de helado de chocolate con pepitas de chocolate, cubierto de sirope de chocolate.

3. Pizza

Mi punto débil, lo reconozco. No solo está de muerte, sino que es la excusa perfecta cuando no te apetece cocinar. Sin embargo, la pizza viene con una penitencia de 25 minutos andando a ritmo fuerte por cada porción. Solo así quemarás las 170 kcal que tiene cada trozo.

4. Cubata


A efectos prácticos, da igual si es un gintonic, un ron-cola, o un whisky. El alcohol engorda y te irá robando salud. Cada copa tiene unas 300 kcal. Quemarlas te costará un mínimo de 25 minutos al trote por cubata.

5. Un kebab


Te vas a llevar una sorpresa. Hasta hace poco yo misma pensaba que un kebab era de lo más sano del mundo. Un poco de pollo, lechuga, tomate, cebolla, salsa de yogurt… ¿sano verdad? Pues no.

Cada kebab tiene nada menos que 1000 kcal, por la cantidad de grasas saturadas que contiene. Tu queridísimo kebab te va a costar caminar rápidamente durante 2 horas y 5 minutos.

6. Sandwich mixto


Otro placer para el paladar; sencillo pero grasiento. 241 kcal para el cuerpo. El precio: 1 hora y 40 minutos de sanísimo paseo.

7. Bolsas de snacks


Los paseos sin pipas o el cine sin palomitas son como un cielo sin estrellas. A pesar de que te estás metiendo entre 500 y 900 kcal por cada bolsita, ¿tampoco tú puedes resistirte a la tentación?

Pues, si no quieres hacer más michelines, camina a ritmo rápido entre 45’ y 1 hora y media.

8. Coca Cola


¿Sabías que adelgacé 2 kilos en una semana solo dejando de beber Coca Cola? Tenía la costumbre de beber dos vasos al día. Además de tener más azúcar que burbujas, es súper adictiva y malísima para la salud. Lo sé. Está riquísima, pero es lo que hay: 200 kcal por cada vaso.

Por cada lata de refresco tendrás que andar durante 30’ a ritmo rápido —ya sea normal, light o zero. Recuerda que, aunque la Coca Cola light y Zero prometen no contener azúcar, en realidad tienen otros edulcorantes todavía más insalubres y también engordan.

9. Donut con chocolate


Otra delicatessen que cuesta abandonar. En lugar de decirle adiós definitivamente, puedes dar la bienvenida a sus 483 kcal y después andar como un loco 1 hora por cada donut. Si te compensa o no el ejercicio físico, lo dejo a tu elección.

10. Bocadillos típicos


Claro… No es lo mismo un bocadillo vegetal que uno de chorizo. Las calorías pueden variar entre las 460 kcal, en el caso de un bocadillo de jamón serrano y las 700 kcal, si el bocata es de tortilla de patatas.

Tendrás que caminar hasta 1 hora y 20 minutos, en el caso de que te comas un bocadillo de los más calóricos. A mí me compensa darme la caminata, sin lugar a dudas.

Advertencia

Cualquier comida (sana o no) que quemes a tiempo haciendo ejercicio no engorda. Ten cuidado con los abusos, un exceso de grasas, fritos y comidas procesadas te pasarán factura a la larga.

Como todos somos humanos y tenemos debilidades, cuando vayas a caer en la tentación, procura reducir las cantidades y después aumenta el ejercicio físico para compensar.

El post ¿Cuánto tienes que andar para quemar esa hamburguesa? es cortesía de: fluenting

Descubre las creencias que más te limitan

Se ha publicado de: Fluenting

Cuando vuelvo de vacaciones, me suelo encontrar arañas en algunos rincones. También nosotros podemos acumular telarañas mentales que nos impiden percibir bien la realidad. Si dejas que invadan tu casa, el resultado será muy tétrico.

Las creencias autolimitantes frenan tu potencial. Vives y acumulas experiencias, sacas conclusiones y estás seguro de que las cosas son de cierta manera. Pero este proceso dista mucho de ser siempre racional.

Nuestra percepción generaliza, distorsiona y elimina información reduciendo la realidad a nuestra realidad. Es un proceso adaptativo para nuestra supervivencia. El método científico corrige las limitaciones de nuestra percepción, y aun así, todas las conclusiones son provisionales.

Hay creencias que no pueden falsarse porque no se refieren al mundo físico, sino al de nuestra imaginación. Vivimos a la vez en nuestro mundo y en el que todos compartimos. Incorporamos creencias sobre nuestro universo virtual, sobre nuestra identidad y todos los misterios que nos rodean. Si una creencia cumple una función útil, la reforzamos.

Los seres humanos no somos tan racionales como se rumorea.

Podemos creer que un escudo invisible nos protege de todo mal o que nos han echado mal de ojo; que somos un milagro o una desgracia… Reforzamos nuestras creencias acumulando ‘las pruebas’ que nos parezcan oportunas.

Cuestiona tus asunciones y procura no suponer nada. Tu escepticismo te ayudará a identificar qué creencias son erróneas, cuáles te limitan y necesitas abandonar. También sabrás cuáles siguen siendo útiles, aunque solo sean talismanes virtuales: cristales desde los que ves el mundo de color de rosa. Identifica tus creencias más empobrecedoras y libera tu potencial.

Libérate de las cadenas

¿Sabías que para adiestrar a los elefantes los encadenan a un palo cuando son pequeños y débiles?

Al principio se rebelan y luchan y luchan, pero al final se rinden y ceden a su esclavitud. Con la memoria que tienen recuerdan que no pueden hacer nada… Creen que siempre será así.

Cuando se convierten en gigantes de 3 metros de altura y 5 toneladas de peso se les puede controlar con una cuerdecilla y una pequeña estaca que podrían arrancar fácilmente.

Libérate de la causa raíz de la mayoría de tus males.

¿Menosprecias el peso de tus convicciones? Los médicos saben que no pueden descartar el efecto placebo. Eres tan fuerte como la más débil de tus creencias. Averigua cuál es y cámbiala.

En un experimento se les dijo a la mitad de los participantes que recibirían un potente somnífero, cuando en realidad se les daba un estimulante. A la otra mitad se les dio un estimulante más potente que la cafeína y se les dijo que era un somnífero fuerte.

Lo que sucedió demuestra el poder de las creencias: los fármacos tuvieron el efecto contrario: las creencias vencieron a los medicamentos.

No confundas autosuficiencia con autodependencia

Pide ayuda cuando la necesites

No, no puedes hacerlo todo tú solo. Esa es una creencia muy limitante. Incluso Supermán tiene debilidades y necesita ayuda de vez en cuando, especialmente cuando está bajo el efecto de la kriptonita.

Si has visto la película ‘Náufrago’ recordarás el momento dramático en el que el protagonista, entre gritos de dolor e impotencia, tuvo que abandonar a la deriva a Wilson.

Nadie lo consigue solo

‘Uno’ es un número demasiado pequeño para la grandeza.

Mira a tu alrededor y comprueba cuánto debemos a los demás. Pedir ayuda cuando la necesites y darla a los demás te hace más humano y mejor persona. Podemos marcar la diferencia, pero no somos ni todopoderosos, ni imprescindibles.

¿Te hace sentir importante hacerlo todo tú? Ten cuidado. No te conviertas en un friki del control: no todo se tiene que hacer a tu manera.

Te sentirás aún más importante (y mejorarás tu autoestima) cuando ayudes a los demás a ayudarte.

¿Te da pereza explicar cómo pueden echarte una mano?

Estarás en desventaja frente a los que saben trabajar en equipo. Siempre perderás al fútbol jugando tú solo contra 11 tíos igual de buenos que tú. Luego no te quejes, ni te pongas una medalla por la estúpida derrota. Deja de hacer el canelo.

Intentar hacerlo todo solo no es práctico. Desperdicias todas las manos que la vida te tiende y retrasas la alegría que guarda para ti. Mira más allá de tus propias narices. Deshazte del complejo de mesías o de la creencia de que tú tienes tiempo, energía, recursos y sabiduría infinita. Diviértete creando redes de apoyo, bailando con tu pareja, jugando con tus hijos o trabajando codo con codo con un montón de amigos.

Concéntrate y no disperses tus recursos

El que persigue dos cosas a la vez, no alcanza una y deja ir la otra —Benjamin Franklin

Si distribuyes tus recursos entre demasiados proyectos, seguramente no sacarás ninguno bien. La concentración y el enfoque son necesarios para el éxito.

Mira tus posibilidades y genera opciones. Hay un momento para cada cosa: un tiempo para adaptarte, ver mundo, considerar y probar alternativas; otro para enfocarte en algo concreto y especializarte. Compagina sabiamente ambas.

Tus recursos son limitados. Podrías emplearlos de muchas formas. Si te centras en algo que para ti merezca la pena, disfrutarás a tope tu vida, y nunca sentirás que se te escapa entre las manos. Muchos temen cerrarse puertas porque creen les quitaría libertad. Sin embargo, sin cerrar puertas, no abrirás nuevas realidades.

La libertad no es solo poder elegir, sino tomar decisiones y asumir las consecuencias. Al final, la clave está en identificar qué te propones, saber qué es importante para ti y ver claro dónde quieres ir.  No desperdicies el viaje de tu vida en lamentaciones.

Di adiós a la actitud del avestruz

No mejorará todo por obra y gracia del Espíritu Santo. Abre los ojos y afronta tu vida con valentía.

Esconder la cabeza para estar tranquilo no funciona. Puedes dormir por las noches ignorando la verdad hasta que las consecuencias te levanten a golpes. Si te dejas llevar como un tronco a la deriva, vivirás reaccionando.

Reaccionar no es lo mismo que responder. Para responder necesitas poner a trabajar tu voluntad y asumir a conciencia tu decisión. Para reaccionar basta con el instinto y el condicionamiento del pasado.

(*) Nota: Este artículo ha sido extraído del libro de Diego Dalvera “Llegar a TodoCómo Fluir en Todas las Áreas de la Vida”.

Descubre las creencias que más te limitan fue primero publicado en: FLUENTING

Maximiza tu poder gestionando estas 4 energías

Disponible en: Fluenting

Todos tenemos 24 horas cada día, pero cada uno tiene su energía y vitalidad. ¿Qué está bajo tu control y qué no? Tu recurso más valioso no es el tiempo, sino la energía. Más que ser dueños del tiempo, somos sus peones.

No hay forma de añadir tiempo al tiempo. Sin embargo, puedes gestionar tus energías vitales para rentabilizarlas al máximo, hacer todo lo que quieres hacer y fluir mientras vivas.

No solo estamos interesados en tener más energía, sino una energía vital de mayor calidad. Para lograrlo nos centraremos en cuatro dimensiones: cuerpo, emociones, mente y espíritu. Todas necesarias, ninguna suficiente.

Participar plenamente en la vida requiere que definas un propósito, examines dónde estás y tomes acción. Sentirte bien te hará más productivo. Las emociones negativas conducen a la destrucción y la impotencia cuando no se canalizan creativamente y se transforman en otras más edificantes.

Un poco de sentido común, por favor.

Te recomendaré cosas sencillas…

  • Procura irte a la cama y levantarte a la misma hora cada día. Al reforzar tu ritmo sueño-vigilia te dormirás antes, descansarás más a fondo y te sentirás renovado cada día.
  • Ciérrate puertas. Acepta que no da tiempo a todo. Encontrarás libertad al elegir una estructura y ceñirte a ella.
  • Selecciona un puñado de actividades que tengan unas finalidades claras y dales su lugar en tu vida. Cuando trabajes, trabaja. Participa en el aquí y ahora estando presente en lugar de ausente. Haz ejercicio con regularidad. Respeta el descanso, porque tu ocio también es sagrado. Y vive tu vida con pasión y propósito.

Cómo maximizar el poder de tus energías mentales, físicas, emocionales y espirituales.

El camino básico a seguir es el de encontrar y vencer los obstáculos. Superar tus límites sistemáticamente desarrollará tu resistencia mental, emocional y espiritual. Sin dolor no hay luz. El dolor es necesario para tomar conciencia. El dolor legítimo te hará más humano. Sin embargo, el sufrimiento, que sería el dolor innecesario, te mantiene en la inconsciencia. El dolor por el dolor puede degenerar en una peligrosa adicción que conduce al infierno.

Ritmo

Todo el universo está vibrando. Tiene sus ritmos y sus frecuencias. Las mareas, el corazón, la música o el sueño es rítmico. No somos máquinas. Necesitamos cambiar de aires y de ritmos con frecuencia para recuperar y aumentar nuestra energía.

Cuando un atleta tiene problemas suele ser por entrenamiento excesivo o insuficiente. Los beneficios del entrenamiento cíclico, con periodos de esfuerzo y de descanso son de sobra conocidos. El cuerpo usa recursos biomecánicos cuando está rindiendo y debe reposar para recuperarlos.

La vida cotidiana es igual. Gastar un torrente de energía sin pararte a descansar te agotará. Reposar demasiado y vivir ocioso tampoco es bueno. Al principio recuperas energía, luego se estanca cuando no la usas. Finalmente se degenera causando problemas. En el cambio está el verdadero descanso.

Energía física

Todo empieza con un cuerpo sano porque impulsará el bienestar de todos los aspectos de tu organismo.

Lo fundamental es aprender a respirar, a comer y estar bien hidratado.

El cuerpo entero respira; oxigénalo con ejercicio. Para respirar mejor, puedes recurrir al yoga o a técnicas similares. Aquí tienes un truco: céntrate en expirar, no en inspirar. Vacía a fondo el aire de tus pulmones y tus respiraciones serán más ricas y profundas.

Aprende a comer bien. Cuanto menos procesados estén los alimentos, mejor.

Bebe el agua necesaria para estar bien hidratado y reducirás enfermedades cardíacas.

Duerme lo suficiente. Un sueño abundante y de calidad hace milagros. Mientras duermes tu organismo se repara. Muchos procesos importantes dependen de la duración y la profundidad del sueño. Intenta dormir de noche, no durante el día. Las jornadas nocturnas son matadoras porque tu organismo no está diseñado para dormir de día.

La luz es el despertador natural del cuerpo.

Nuestros ritmos vitales oscilan cada 90 a 120 minutos. Sentimos un bajón a la hora de comer… de ahí el beneficio de una siesta. Según la Nasa, una siesta de 40 minutos aporta un 34% más de rendimiento y te ayuda a estar 100% alerta.

Un poco de ejercicio mejorará tu tensión arterial y tu estado de ánimo. No te conformes con el cardiovascular. Trabaja también tu resistencia muscular.

Emociones

Tu energía emocional proviene de la confianza en ti mismo, de socializar, de tu autodisciplina y de tener empatía. Entrena tus emociones. Así podrás aportar energía positiva en los momentos de estrés.

Llena tu depósito emocional con la mejor gasolina

Haz cosas que gustan. No todos los placeres te llenan igual. Ver la tele mientras zampas unas palomitas tiene su gracia, pero cunde y dura poco.

Las interacciones sanas te dan energía, no te la quitan. Las relaciones virtuales se quedan muy cortas y no bastan. Las amistades son críticas, llegando a afectar incluso a tu rendimiento en el trabajo. Tener buenas amistades te hará más productivo. Relacionarse y cultivar buenas amistades es necesario para llevar una vida plena.

Mente

La energía física y emocional contribuyen al buen funcionamiento de la mente.

Desarrolla un estilo optimista de ver y explicar las cosas. Hay una correlación entre la productividad y el pensamiento positivo, porque reduce la fricción interna.

Tu mente necesita descanso. Las mejores ideas suelen surgir en los periodos de reposo, durante las vacaciones, al soñar despiertos o mientras te duchas después de correr un rato.

Las cinco etapas clásicas de la creatividad llevan su tiempo:

  1. Preparación. Meterse en el tema. Sumergirse en un mar de información relevante.
  2. Incubación. Dejar madurar la información. Abandonarla fuera de la consciencia. Esta parte del proceso no está totalmente bajo tu control, igual que cuando pones unas semillas bajo la tierra.
  3. Intuición. Brotan las ideas. Tu momento ¡eureka! Eres consciente de tus flores.
  4. Evaluación. El momento de reflexionar y hacer autocrítica.
  5. Elaboración. Sudar la camiseta. Dar vida a la idea poniendo el trabajo necesario. De esta etapa depende el 99% del éxito.

Con todo pasa igual: si no lo usas ¡lo pierdes!

Ejercita esa cabecita linda para que no se deteriore con la edad. Haz sudokus, aprende un idioma nuevo, estudia otra carrera, monta un negocio, pinta, escribe…

Espiritual

Esta energía puede ayudarte a vencer todos tus límites: emocionales, mentales y físicos. Crece conforme ayudas desinteresadamente a los demás. Proviene de forjar un carácter virtuoso, tener claros tus valores y honrarlos incluso cuando te duela.

Cuanto más te involucres en la vida, más vida tendrás

Cuanto más te entregas a la vida, más fluyes. Empieza a gestionar activamente tus cuatro energías vitales y conectarás con un sentido de propósito que te hará crecer y dar de ti a los demás.

Participar más en la vida te llevará a lidiar mejor con los retos. Los superarás, te superarás y te sentirás más vivo cada día.

Únete a Fluenting y cambiarás tu vida a mejor. Suscríbete totalmente gratis ahora para impulsarte a una vida más plena.

El anterior post Maximiza tu poder gestionando estas 4 energías es cortesía de: https://www.fluenting.com

Cómo saber cuál es el camino correcto en tu vida

Se ha publicado de: www.fluenting.com

Para disfrutar de tu viaje no te amargues con el equipaje. No es más feliz quien más tiene, sino quien menos echa en falta.

Tener más de todo y mejor no es precisamente lo que necesitas.

Lo que la mayoría echa de menos es una vida más simple que le consuma menos y le llene más.

¿Qué necesitas para disfrutar más tu vida? Si tu única prioridad es aumentar tus posesiones y crees que la solución está fuera, en lugar de dentro de ti, te equivocas. Un exceso de equipaje durante el recorrido de tu vida aumenta la fricción y dificulta la conducción.

Si quieres llegar a todo, prioriza según tus valores y procura abarcar un poco menos. Verás que así tu vida fluye más.

¿Tengo que vivir como un monje para disfrutar la vida?

No, por supuesto que no. Pero quiero que entiendas que más no siempre es mejor. En la dosis está el veneno. Cuando el médico te receta un medicamento, por muy caro y bueno que sea, nunca te dice que te mediques a placer. Tampoco que cuanta más medicina tomes, más sano te encontrarás.

Reflexiona sobre lo que te gustaría ver y sentir en tu vida, sobre tu propósito, tus metas y objetivos. Si te hace falta tomate, sal o aceite para tu ensalada vital, sin duda ve a por ellos, pero no te impongas ingredientes que no necesitas, o no habrá quien se la coma.

Conecta más y mejor todo con todo

La tecnología actual permite cada vez más conexión y mejor comunicación entre los distintos componentes. Puedes conectar el PC a la tele, la tele al móvil y todo entre sí. Esta tendencia irá a más, la tecnología imita a la vida.

Si quieres disfrutar más de tu vida y sentir que todo fluye, acepta que lo personal, la familia, el trabajo y la sociedad y el mundo en que vives están conectados entre sí. Cada uno afecta a los demás y todos te afectan a ti.

Algunas influencias puedes ignorarlas por completo porque su impacto es prácticamente nulo. Recuerda que todos los elementos de tu vida están relacionados entre sí, son interdependientes.

No pienses en tu vida como un juego de suma cero donde lo que ganas en un área, lo pierdes en otra. Recuerda que tienes inteligencia e imaginación. Puedes encontrar formas de conectar mejor tus intereses entre sí y ganar en varias áreas a la vez. Se trata de matar varios pájaros de un tiro para hacer más con menos y llegar a todo.

Elimina elementos inútiles que te causan fricción y reconduce tu atención a lo importante. Pregúntate: ¿hasta qué punto esto es importante comparado con aquello otro? Después prioriza y elimina. Es como un juego para triunfar sobre el caos y la fricción.

Se parece a ordenar tu casa: tiras o regalas lo que no te sirve o te estorba para que se pueda vivir a gusto en tu hogar. Igual que pones en orden tu entorno, ordena tu mundo para que cada cosa esté en su lugar y haya un lugar para cada cosa.

Conecta con el mundo sin perder tu integridad

Desarrolla tu integridad

Igual que un país sin fronteras queda expuesto a todo tipo de incursiones, también necesitamos crear unas fronteras personales eficaces.

Necesitamos fronteras para satisfacer nuestras necesidades físicas y mentales. Te harías daño o se lo harías a los demás sin líneas divisorias, ni reglas que garanticen tu integridad, tu bienestar emocional, y que permitan el intercambio de valor con los demás.

Para hacerse respetar, que no es lo mismo que hacerse temer, necesitas buena voluntad, capacidad de comunicación, creatividad, coraje y asertividad.

No vivimos solos. En la convivencia hay pocas opciones: o nos respetamos, o ponemos espacio entre nosotros, o nos abocamos a la destrucción mutua. Hacen falta fronteras claras para distinguir qué es responsabilidad tuya y qué es competencia del otro.

Si no aprendemos a defender con eficacia y dignidad lo que nos hace humanos, corremos el riesgo de tratarnos como bestias.

Elige bien tu viaje

La percepción te ayudará reconocer tu camino. No hay más camino que el que se hace al andar. Si cada paso que dieras estuviera cargado de intención y naciera una voluntad libre y sabia, tú mismo serías el camino y la verdad en tu vida. Nada tendrías que lamentar porque tu destino surgiría de la más alta expresión creativa de tu potencial.

Usa los cinco sentidos y piensa por ti mismo. No cierres los ojos. Observa tus resultados y corrige el rumbo si es necesario. Si todavía no lo ves claro, sintoniza con tu intuición y tus sentimientos. Antes de acelerar, piensa tranquilamente en las consecuencias de tus actos.

Anticípate al impacto de lo que vas a hacer y asegúrate de que no tendrás que lamentarte. Si lo que te propones merece la pena, el desenlace será una realidad futura sin consecuencias desastrosas.

Ponte manos a la obra. Se trata de poner toda tu mejor intención y tu atención plena en cada paso. Si tienes en cuenta estos dos criterios, verás pronto cómo tu vida empieza a fluir.

Une los puntos para ver el dibujo

¿Recuerdas los ejercicios de dibujo para niños que consistían en unir los puntos para ver la figura que se escondía tras ellos? ¡Me encantaban! No te podías resistir al misterio.

Algo parecido puedes hacer con tu vida. Por ejemplo, Steve Jobs, en su célebre discurso de la Universidad de Stanford, señalaba cómo los sucesos de su vida, aparentemente desconectados entre sí, pasado el tiempo y mirando hacia atrás, realmente no lo estaban.

Recupera las vivencias que te han marcado y ordénalas en una secuencia capaz de contar una historia significativa sobre tu vida.

¿Por qué deberías unir los puntos como Steve Jobs? Porque podrás crear un sentido más profundo en tu vida. Tendrás un relato mejor que compartir con los demás para explicar de dónde vienes y a dónde vas. Y, sobre todo,  porque tejerás entre sí hilos de tu vida que parecían perdidos o dispersos.

Retoma las 5 experiencias que han tenido más peso en tu vida, ¿cómo podrías conectar al menos tres de ellas entre sí? ¿Qué visión positiva de ti mismo puedes hacer surgir?

Al recuperar los hilos de tu memoria en un lienzo obtendrás una visión más integrada y significativa de tu vida.

¿Quieres ser el creador de tu propia historia? Únete a Fluenting y recibe poderosas ideas que te impulsarán a tomar el camino correcto.

El blog post Cómo saber cuál es el camino correcto en tu vida fue inicialmente publicado en: Blog de Fluenting

Lo que Mario Bros. haría con la dieta de los puntos

Originalmente visto en: fluenting

Esta vez no seré yo quien te enseñe a adelgazar, sino Mario Bros. A continuación te presento una dieta de los puntos un pelín diferente…

En la dieta de los puntos original puedes comer lo que quieras siempre que no te pases del límite de puntos establecido. Es una forma cómoda de contar calorías, pero es difícil aprender a mantener las proporciones correctas de nutrientes. Te ofrezco una dieta de los puntos más intuitiva, porque cuantos más puntos acumulas, más avanzas hacia tu meta. Además, adoptarás hábitos más saludables.

¿Te acuerdas de las tortugas asesinas, de haber cruzado el desierto con bolas de pinchos acechándote y pegar unos saltos de varios metros para ganar unas cuantas monedas? Si aún no has jugado, pruébalo algún día; te encantará.

Los videojuegos enganchan. Están diseñados para recompensarte por jugar. Verás, cuando juegas al Súper Mario o cualquier otra variedad de Mario Bros., lo que intentas es conseguir puntos sorteando obstáculos y derrotando enemigos. Vences uno tras otro, hasta llegar a rescatar a la princesa. Con la dieta de los puntos es exactamente igual. Mario te muestra cómo llegar a tu meta, tu peso ideal, y cómo conseguir la puntuación más alta.

Cómo hacer la dieta de los puntos con Mario Bros.

Cuantos más niveles pases, y más puntos hagas, mejor juegas y antes ganas. Recibes puntos por hacer ejercicio, por comer sano y por dormir bien. Puedes ganar un máximo de 100 puntos al día: Hasta 10 puntos por dormir bien, 40 por hacer ejercicio y 50 por comer bien. Al finalizar el día, haz el recuento de los puntos acumulados en estas tres áreas:

Dormir bien

Dormir bien es básico. Este hábito saludable te aportará hasta 10 puntos por día. Si has dormido menos de 6 horas ponte 0 puntos. Suma 5 puntos al recuento del día si has dormido entre 6 y 7 horas. Si has dormido 8 horas anota 10 puntos.

Ten en cuenta que esta puntuación es aproximada. Si has dormido 7 horas, pero te levantas descansado y lleno de energía, puedes sumarte 10 puntos. Tú decides.

Ejercicio

Hacer ejercicio diario también suma puntos. Hasta un total de 40 puntos diarios.

  • Si no haces nada de ejercicio no sumas ningún punto.
  • Si haces algo de ejercicio, incluso de intensidad moderada, anótate 20 puntos. El ejercicio es moderado cuando lo realizas entre el 40 y el 70% de tu capacidad. (Es una medida subjetiva basada en tu percepción).
  • Si has realizado 30 minutos o más de entrenamiento potente (del 70 al 100% de tu capacidad actual),  súmate 40 puntos.

Nutrición

Aquí es donde más puntos puedes conseguir, hasta 50. Asegúrate de que la alimentación que sigues es adecuada. Te he preparado una guía de puntuación, donde podrás ganar comiendo sano y de cada grupo de alimentos.

  • Suma hasta 18 puntos totales al día si…
    • Has hecho las siguientes comidas: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena (5 puntos)
    • En la comida y en la cena, la mitad del plato lo ocupas con verdura (cruda, cocida o a la plancha) u hongos (8 puntos)
    • No has picado entre horas (con la excepción de jengibre) (2 puntos)
    • Tus raciones son moderadas. No te hinchas, pero tampoco te matas de hambre. (3 puntos)
  • Suma 10 puntos al día si…
    • La cantidad que ingieres de hidratos almidonados o feculantes no supera el tamaño de tu puño cerrado. En este grupo de alimentos se encuentran las legumbres, pastas, arroces, pan, o patatas.
  • Suma 15 puntos al día si…
    • En todas las comidas has tomado proteína magra. La cantidad la determina el tamaño de la palma de tu mano, sin contar los dedos. (Puedes sustituir la proteína magra por un lácteo desnatado).
  • Anótate 7 puntos más al día si…
    • No has ingerido ningún dulce, bebida azucarada o alcohólica (2 puntos)
    • Has evitado las grasas saturadas (sueles encontrarlas en bollería, productos de untar, etc) (2 puntos)
    • Has comido grasas buenas, como aceite de oliva o frutos secos, en cada comida (la cantidad no superará el tamaño de tu dedo pulgar) (3 puntos)

5 Secretos de Mario Bros. para una dieta por puntos mejor

1. Cada nivel termina en un castillo

Para adelgazar necesitas motivación. No basta con darse un premio cuando consigues la meta final. Divide tu meta en varios niveles y recibe un premio cada vez que superes uno.

En la dieta de los puntos de Mario Bros. tendrás que conquistar 10 castillos. El juego acaba cuando alcanzas tu peso ideal (y aprendes a comer de forma más sana). Los premios los elegirás tú. Ganas puntos según vas descansando mejor, haciendo más ejercicio y comiendo sano. Al pasarte un nivel, tendrás tu castillo: uno de los premios que has elegido.

Por ejemplo: digamos que pesas 85 kilos y te gustaría pesar 75. En total quieres perder 10 kilos. Divide esos 10 kilos en 10 niveles u objetivos. Por cada nivel superado ganas un castillo/recompensa. En este juego está prohibido perder más de un kilo por semana. Cada nivel requiere de un tiempo distinto según la dificultad y tus nuevas destrezas, que con la práctica serán hábitos.

Conquistas cada castillo al conseguir el objetivo de peso para ese nivel. Estás obligado a recibir el premio fijado para cada nivel superado. En este ejemplo, al pasar el nivel 1, tu recompensa era una cena especial, un nuevo jersey, etc.  Con esto premias la eficacia. Usaremos los puntos para reforzar estos nuevos y mejores hábitos para tu salud.

2. A Mario le encantan los champiñones

La pasión por los champiñones y setas es un buen hábito a Imitar de Mario. Los hongos no son plantas y, aunque tienen más proteínas que la mayoría de las verduras, contienen una cantidad de hidratos de carbono similares al de algunas verduras, como los espárragos o las espinacas. Por eso, en la nutrición, se suelen incluir los hongos entre los vegetales.

Según un informe de la OMS y la FAO publicado recientemente recomienda como objetivo poblacional la ingesta de un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras (excluidas las patatas y otros tubérculos feculentos) para prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad, así como para prevenir y mitigar varias carencias de micronutrientes.

3. Matas saltando sobre los enemigos

Mario no teme al enemigo ni se une a él. Está atento, los identifica y los derrota. Haz lo mismo con la dieta. ¿Cuáles son obstáculos que te impiden perder peso? Aquí están los enemigos más comunes a la hora de adelgazar.

  • Comer con ansiedad
  • Perder el norte de lo que es una cantidad apropiada
  • Saltarse comidas
  • Una incorrecta proporción de macronutrientes
  • Vida sedentaria

Estas son las causas más comunes del sobrepeso. Sin embargo, puede que en tu caso haya otras. Identifícalas. Después pregúntate qué las está causando y cómo puedes romper el círculo vicioso. Aquí tienes algunas preguntas que pueden ayudarte…

  • ¿Por qué comes con ansiedad? ¿Necesitas terapia, tomarte más tiempo para comer sin tele, alguien de tu familia te transmite sus nervios mientras comes…?
  • ¿Qué puedes hacer para volver a comer cantidades adecuadas a tu estilo de vida?
  • ¿Puedes llevarte una pieza de fruta al trabajo para no saltarte comidas?
  • ¿Estoy comiendo suficiente verdura o me paso con la comida basura?
  • ¿Puedo levantarme antes para hacer mi hora de ejercicio diario?

Haz frente a la causa principal que te hace caer en tentaciones una y otra vez.

4. Sorpresas variadas

Una dieta debe ser como Mario Bros., un proyecto divertido lleno de sorpresas agradables. No tienes por qué estar varias semanas sufriendo. Diseña varios menús distintos, de modo que, al cabo de una semana, puedas disfrutar de varios platos sanos y deliciosos. Una dieta sana y equilibrada no tiene por qué ser aburrida. Parrillada de verduras, calabacines al horno, berenjenas a la plancha, ensaladas, etc., son ideas que llenarán tus platos de color y sabor, sin calorías de más.

5. Mario quiere rescatar a la princesa

El famoso fontanero no pierde de vista su finalidad; rescatar a la princesa. Tu cometido con la dieta de los puntos es saber cuántos kilos quieres perder y para cuándo. Calcula el tiempo que tardarás teniendo en cuenta que no debes perder más de un kilo por semana.

Visualiza constantemente tu meta. Es fácil perder la motivación por el camino. Ponte en el frigorífico unas fotos tuyas actuales, de frente y otra de perfil. Esto te ayudará a pensártelo dos veces a la hora de comer alimentos demasiado calóricos o ricos en grasas.

Otro truco es ponerte la foto de un modelo en el espejo del cuarto de baño. Mira en Internet cuerpos de personas que tienen actualmente el peso y el porcentaje de grasa que tú quieres llegar a tener. Imprime la foto que más te inspire y colócala en el espejo para verla cada mañana y cada noche. Si lo deseas puedes recortarle la cabeza para que a tu subconsciente le resulte más fácil creerse que eres tú.

¿Por qué Mario Bros.?

Esta nueva dieta de los puntos te ayudará a ser constante, es divertida, entretiene, está llena de sorpresas y retos que superar. Además, la idea de ir ganando puntos conforme avanzas es muy motivadora.

Pésate una vez por semana y comprueba tu avance. Descubre cuántos puntos has ganado y coloca en tu frigorífico una nota con los puntos que llevas conseguidos en total. Comprueba también si pasas de nivel o continúas en él.

Reto creativo: ¿Qué otros consejos podrías sacar de Mario Bros. para adelgazar? Deja tu comentario abajo y sorpréndenos.

Lo que Mario Bros. haría con la dieta de los puntos fue originalmente escrito para: FLUENTING impúlsate a una mayor calidad de vida

Las 4 cosas realmente importantes en tu vida… y cómo conseguirlas

Disponible en: fluenting

Hace unos días, leí una historia de un niño que estaba rezando. Le pedía desesperado a Dios que le convirtiese en un televisor. El niño decía algo así como:

—Por favor, Dios mío, conviérteme en un televisor. Todos los días la gente se reúne alrededor de la tele para verla y escucharla. No la interrumpen. Se le toma en serio cuando habla. Mis papás están ocupadísimos, pero cuando llegan a casa le dedican su tiempo libre. Mis hermanos se pelean por tomar asiento frente a ella para prestarle atención… Dios mío, solo quiero vivir lo que vive la tele de mi casa. Solo quiero tener la sensación de que la gente que me importa lo deja todo por pasar unos momentos a mi lado.

La historia me conmovió.

Si tu atención está dispersa en cien cosas o está consumida por las preocupaciones y tareas pendientes, no te quedará espacio para hacer lo que realmente es importante en tu vida. Por eso a veces generamos situaciones como las que vive el niño de esta historia.

Acostúmbrate a ver en 4 dimensiones

Las prisas y las ganas de hacer cosas para quitarte tareas de encima y cumplir con lo que se espera de ti, pueden llevarte a hacer sacrificios en otras áreas importantes. Si en lugar de reaccionar y hacer las cosas impulsivamente, te paras a dar una respuesta bien meditada, tus victorias serán más integradoras.

Si te pierdes en un sin fin de actividades, pero te olvidas de hacer lo importante en el resto de áreas de tu vida, pronto te sentirás agobiado. Aprende a contemplar tu realidad en visión panorámica y observa cómo está todo conectado entre sí.

Intenta ganar en las cuatro áreas de tu vida:

  1. Ámbito personal
  2. Hogar
  3. Tu trabajo
  4. Área social

Percibe todo lo que sientes y cuanto te rodea

La conciencia plena es la suma de tu atención y tu intención. Se necesita presencia para ganar. Si no estás atento y no aprendes a gestionar tu atención para dirigirla a las cosas importantes, irás perdiendo el ritmo de tu vida, te sentirás confuso y desbordado.

Vivimos en un contexto que exige mucha atención. Miles de estímulos demandan tu atención, y no siempre para tu mayor utilidad. Saturados de anuncios y sin preferencias claras, vamos de distracción en distracción, como los chiquillos que se llevaba el flautista de Hamelin.

Cuando estás presente y desarrollas tu atención plena, generas el espacio suficiente para canalizar tu energía a las metas y prioridades importantes, compensando interrupciones y distracciones.

Despeja tu mente y céntrate en tus prioridades

El día sólo tiene veinticuatro horas y no da tiempo a todo, pero sí a lo realmente importante. Con intenciones claras y tus prioridades en orden estarás en condiciones de enfocarte en lo importante y conseguir que tus metas y proyectos prendan.

Para enfocarte en algo alinea tu atención con tu intención. Tus recursos son limitados y su impacto es pequeño cuando te dispersas demasiado. Los rayos del sol disipados no pueden prender fuego, pero sí cuando una lupa los focaliza. Concéntrate en unas pocas cosas importantes y sácalas adelante. Ese será el mejor uso de tu tiempo, el que sacará lo mejor de ti.

Si en lugar de elegir te dejas llevar y reaccionas a los estímulos y demandas de otros, te será difícil progresar y lograr que tu vida fluya.

Alterna el sprint con la siesta

Para gestionar tu tiempo y conseguir los resultados que deseas aprende a alternar los dos tipos de respuesta que las personas pueden dar.

  1. Por una parte, puedes comportarte como cuando vas a entrar en una batalla y es cosa de vida o muerte; combatir o huir. El estrés y la adrenalina te impulsarán a avanzar, incluso sin que notes las heridas experimentadas en el campo de batalla.
  2. Por otra, puedes pararte a descansar, a digerir las experiencias y dejar que tu cuerpo se recupere y que tu mente conecte las ideas.

Si abusas de uno u otro estado te quemarás. Si te excedes por sobreactuar acabarás con estrés. También puedes acabar dándole demasiadas vueltas a lo mismo sin tomar ninguna acción. Aprende a combinar ambas respuestas para caminar a la vida que sueñas.

Descubre tu biorritmo ideal

Cada persona tiene su biorritmo. Una estrategia básica para mejorar tu productividad y gestionar mejor tu tiempo consiste en escucharte y averiguar cuándo tienes más energía a lo largo del día. Piensa en qué momentos son los más propicios en tu caso para atacar cada tipo de tarea.

Si eres como el búho, te gusta acostarte tarde, hacer vida nocturna y no tienes problema para trasnochar. La alondra es opuesta al búho. Le encanta madrugar y acostarse tempranito. El colibrí estaría entre medias de uno y otro y su punto álgido de energía es por la tarde.

Procura realizar las actividades más exigentes cuando tu nivel de energía y tus ganas de comerte el mundo sean más altas. Organiza tu agenda en torno a quién eres. Así harás más con menos.

Elimina la paja antes de ir al grano

Antes de ponerte manos a la obra con tu lista de tareas empieza por eliminar las que no sean realmente necesarias. Después prioriza y ponte primero con lo más importante.

Acumular tareas en tu lista de quehaceres es fácil. Completar tareas sin cuestionar su importancia relativa te pone rumbo al desgaste. Ten en cuenta también el coste de oportunidad, es decir, lo que dejarás de hacer y el impacto que eso tendrá.

No se trata de trabajar o hacer mucho, sino de conseguir que tu trabajo cuente. En el extremo, trabajar por trabajar o hacer más y más cosas compulsivamente es una forma de evasión, como fumar o inflarte de copas. El futuro de los adictos al trabajo no es nada agradable. No hagas las cosas por hacer.

Si sientes que has ido perdiendo calidad de vida, necesitas priorizar de nuevo. Seguramente estás haciendo demasiado. Suscríbete a Fluenting y recibe ideas que te impulsarán a tener una vida que realmente te llene.

Apúntate ahora a Fluenting y recibe buenas ideas que te ayudarán a priorizar lo importante para tener una vida que te llene.

El post Las 4 cosas realmente importantes en tu vida… y cómo conseguirlas fue originalmente publicado en: www.fluenting.com

Combate los síntomas de la ansiedad y véncelos

Disponible en: FLUENTING

¿Tienes síntomas de ansiedad? ¿Has sufrido palpitaciones, mareos, miedos irracionales, incomodidad ante los espacios cerrados/públicos, tienes pensamientos o comportamientos recurrentes?

Si es así, reducir tu nivel de ansiedad podría cambiar tu vida.

La ansiedad está entre los problemas más frecuentes de la población. Contribuye a una desconexión con el resto de la sociedad y, por desgracia, cada vez más niños la padecen.

Vivimos más estresados que nunca. Y, conforme acumulas estrés, tus niveles de ansiedad se disparan.

Qué es la ansiedad

El término proviene del latín, significa preocupación por un suceso desconocido. La preocupación conduce a estados de incertidumbre y aprensión.

El sentimiento de miedo está vinculado a un objeto externo identificable. La ansiedad no. Cuando sientes que algo malo va a pasar o que puedes perder el control, sientes ansiedad. Si un enorme mastín, sin bozal ni correa, va a por ti con fauces de acero, sientes miedo.

Aquí tienes un vídeo para entender la relación entre estrés y ansiedad…

Ansiedad — Síntomas Categorizados

Los síntomas de la ansiedad son muy variados. Aquí tienes las categorías:

Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, verborrea, quedarse en blanco, temor excesivo a posibles conflictos…
Psicológicos: Agobio, sensación peligro, ganas de huir o atacar, temor a perder el control…
Físicos: Palpitaciones, alteraciones del sueño, la alimentación, la respuesta sexual…
De conducta: Impulsividad, dificultad para estarse quieto y en reposo…
Intelectuales o cognitivos: Concentración y memoria, dificultades de atención, tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad…

Necesitas un plan para vencer la ansiedad

Una cosa a tener siempre en cuenta es que la ansiedad, al igual que otras emociones, a menudo la genera nuestra actitud. Si tienes un sesgo derrotista o autodestructivo ante el mundo y ante ti, habrás perdido antes de empezar.

Ten curiosidad. Observa cómo entras en las situaciones y cómo interpretas los nuevos estímulos. Sostener una perspectiva positiva es crucial para afirmarte, ganar estima y tener éxito. Una actitud negativa pone una oscura barrera entre la realidad y tú. Elige ayudarte a ti mismo con un tono positivo, hagas lo que hagas.

¿Realmente quieres reducir tu ansiedad?

Si no presentas síntomas de ansiedad importantes o no es lo más urgente para ti, quizá aún no sea el momento de cambiar nada. Si no tienes claro el coste-beneficio de reducir tus niveles de ansiedad, podrías perder pronto el interés. Encontrarías otras cosas que hacer, te refugiarías en tu apretada agenda o en la (in)comodidad de tu viejos hábitos.

No es buen momento, no tiene importancia y otras excusas…

¿Cuándo será buen momento para hacer frente a tu ansiedad? Identifica cuál de estas excusas te gusta más:

-Estoy muy ocupado
-Seguramente no funcionará
-Estoy muy cansado
-Estoy aburrido
-Lo haré mañana
-Ya estoy mejor, pero no hay por qué preocuparse

A todo se acostumbra uno. Incluso a lo malo. No te aferres a tu ansiedad

Tú estás a cargo de tu vida. En las excusas algo de verdad hay. La excusa sirve, entre otras cosas, para reforzar viejos hábitos. No pretendas ser víctima de las circunstancias. Puedes cambiar. Puedes sentirte más relajado, seguro y optimista. Los viejos hábitos que te generan los síntomas de tu ansiedad se basan en creencias erróneas: creer que no puedes cambiar, o que nunca dominarás una nueva actividad, o que no necesitas sentirte mejor.

Cambia tus pensamientos y vence tu ansiedad

La ansiedad y sus síntomas también sirven una función importante. La intención positiva es la prevención del dolor y la preservación de tu vida. A veces, te aportan una ganancia secundaria, como librarte de obligaciones sociales que te disgustan. Y sin decepcionar a nadie. Tienes algo así como la excusa perfecta. Con un agobio semejante, ¿quién te reprocharía nada?

Observa cuándo se presentan tus síntomas de ansiedad y anota qué ocurría en ese contexto. Las ganancias secundarias suelen remontarse a un evento concreto. Por ejemplo, si tu madre se ponía nerviosa ante las situaciones nuevas porque pensaba que eran peligrosas, y tú lo has vivido así desde pequeño, cada vez que afrontes un nuevo escenario, la anticipación de que algo peligroso te acecha te suscitará miedo.

Ve a un profesional cualificado para recibir la ayuda que necesitas. La ansiedad se puede combatir desde varios flancos. A continuación te ofrezco algunas estrategias para ayudarte a vencer o convivir mejor con algunos síntomas comunes de la ansiedad.

Vence estos 5 síntomas comunes de ansiedad

Síntoma de ansiedad nº1 — Miedo a perder el control

Nutrición: Toma vitamina B, come más salmón, almendras, brócoli y ciruelas.
Infusiones que ayudan: Bupleurum.
Entorno: Mejora tu habilidad para gestionar el tiempo.
Ejercicio: Desgasta un poco haciendo unos largos en la piscina o corriendo. Medita mientras cuentas.
Afirmación: “Estoy en control de este proceso”

Síntoma de ansiedad nº2 — Palpitaciones

Nutrición: Evita el chocolate, la cafeína, los dulces y la sal. Toma más verduras, pescado y legumbres. Usa romero para condimentar.
Infusiones que ayudan: Menta.
Entorno: Pasa de las noticias y de las películas violentas.
Ejercicio: Ordena tus cosas en silencio. Pon música agradable mientras limpias o cocinas.
Afirmación: “Mi corazón late constante y tranquilamente”

Síntoma de ansiedad nº3— Pensamientos que se repiten

Nutrición: Come calabaza, sardinas, yema de huevo y pipas de girasol.
Infusiones que ayudan: Oroval.
Entorno: Pon aromas de lavanda.
Ejercicio: Meditación. Pasear.
Afirmación: “Todo está bien. Tengo una mente clara.”

Síntoma de ansiedad nº4 — Comportamientos que se repiten

Nutrición: Come manzanas, verduras de hoja verde, higos y aguacates.
Infusiones que ayudan: Oroval.
Entorno: Escucha a Mozart.
Ejercicio: Meditación. Bailar.
Afirmación: “Yo controlo mi cuerpo”

Síntoma de ansiedad nº5 — Escalofríos. Temblores

Nutrición: Di adiós a la cafeína y al azúcar. Más manzanas, aguacates, higos y albaricoques.
Infusiones que ayudan: Valeriana para relajar los músculos.
Entorno: Ten a mano un suéter o un chaleco.
Ejercicio: Haz yoga para relajarte.
Afirmación: “Puedo entrar en calma y estar calmado”

[Recomendado: Los alimentos que combaten la depresión y la ansiedad]

No te tomes la ansiedad a broma. Combátela. Si está fuera de control, ve cuanto antes al médico de cabecera para que te derive al especialista.

Entre los síntomas de ansiedad está el querer evitar ir al médico, porque te dices que no hace falta, que no es tan grave. Si lo necesitas, pide ayuda a un amigo o familiar para hacer esa primera visita al especialista.

Afronta la situación. Tienes mucho que ganar. ¡Puedes vencer la ansiedad y disfrutar de niveles de bienestar y satisfacción extraordinarios!

Suscríbete totalmente gratis a Fluenting y empieza a fluir en todas las áreas de tu vida.

Combate los síntomas de la ansiedad y véncelos fue inicialmente publicado en: https://www.fluenting.com/